Categories
Nova Arqueología

Troyanos en América Precolombina. Parte 5: Culto a la Lechuza, Górgona, Serpiente y Félidos. Indudable influencia Indoeuropea.

Athenea Partenos de Anthiocos del Siglo 1 antes de Cristo, copia de una de Fidias del Siglo V antes de Cristo. Se observa una cabeza de Górgona en su pecho (la Medusa) y su casco en forma de lechuza. Uno de los atributos de Atenea.
Cerámica Troyana con el Motivo de la Lechuza. Museum-für-Vor-und-Frühgeschichte. Sala Schlieman

Culto a la Lechuza: La Lechuza o mochuelo, el pájaro que ve bien de noche está estrechamente relacionado con la diosa de la sabiduría (Atenea).

 

 

 

En representaciones arcaicas, Atenea suele ser representada con un mochuelo (lechuza) posado en su cabeza.

El altorrelieve, La Reina de la Noche, también llamado ” Relieve Burney”, datado entre los años 1800-1750 a. C., fue tallado en época del imperio paleobabilónico, bajo el reinado de Hammurabi, que se extendió por Mesopotamia en la zona de los ríos Tigris y Eufrates, actual Irak. Esta Deidad, común en el oriente medio y en anatolia es la posible precursora de Atenea. Con sus dos Lechuzas, leonas y sus alas.
Motivo central de una Vasija Griega de Beocia del 680 a.C. (Clasificada en el Museo de Arqueología de Atenas como “Diosa Pájaro”) donde se ve prácticamente a la misma Diosa anterior con dos pájaros y dos leones. Esta es posiblemente precursora de Atenea

En tiempos antiguos, Atenea bien pudo haber sido una diosa pájaro, parecida a la diosa desconocida representada con mochuelos, alas y garras de pájaro en el relieve Burney. O bien, la “Diosa Pájaro” de las vasijas Beocias (griegas) del Siglo VII antes de Cristo.

En la mitología griega, Atenea o Atena es la diosa de la sabiduría, la estrategia y la guerra justa. Es mentora de héroes. Diosa guerrera, nunca una niña, y siempre virgen (parthenos).

Protectora del arte de tejer (introdujo a los hombres la rueca) y otras manualidades.

También es consejera y protectora de la ciudad de Atenas y de las instituciones políticas. Introdujo en el Ática el olivo como símbolo de la civilización. Según Homero, Atenea sigue en jerarquía a Zeus, de quien fue hija predilecta.

 

Trozos de Cerámica encontrados en las Excavaciones de Hissarlik (Troya). Estos dibujos son de Schliemman su descubridor

Ya hemos visto exhaustivamente, a lo largo de estas páginas pruebas contundentes de la presencia de pueblos indoeuropeos en América precolombina, que abarcan momias rubias, fusaiolas, cerámicas, esculturas y símbolos indoeuropeos de indudable parecido y contenido a las encontradas en Europa, África del Norte e incluso Asia.

Cerámica de la Cultura Chaco-Santiagueña, descubiertos en las múltiples excavaciones hechas en Santiago del Estero. Dibujos de Duncan Wagner del Museo Arqueológico de Santiago del Estero, Argentina

Es increíble el parecido de los motivos y los estilos como para seguir negando una influencia troyana en sudamérica.

Es hora de ACEPTAR la realidad: hubo pueblos blancos en América Precolombina, muy anteriores incluso a las incursiones vikingo-noruegas en Canadá y USA y a las conquistas vikingo-danesas en México, América Central y Sudamérica

Analizaremos ahora cerámicas y esculturas que presentan los rasgos de una Lechuza, símbolo de trascendental importancia en las culturas indoeuropeas.

 

Athene Noctua o Lechuza común. En la antigua Grecia era el animal sagrado de la diosa Atenea, de la cual toma su nombre científico, y es símbolo de la ciudad de Atenas. Muchas monedas acuñadas llevaban la imagen del animal.

Una de las cosas más interesantes es que la cerámica de Santiago del Estero y del Norte Argentino reproducen las líneas de un rostro de lechuza o mochuelo. Pero más interesante aún es que estas cerámicas del Norte Argentino, son iguales a las halladas en Troya.

La Lechuza como divinidad, parece ser el origen de la Diosa Atenea de los pueblos del mediterráneo, que no sólo era acompañada por una lechuza, si no que en muchas representaciones lleva una górgona (ver Górgonas en Sudamérica) sobre su pecho.

El nombre Atenea no tiene etimología griega, y probablemente era ya una diosa en el Egeo antes de la llegada de los griegos.

Ha sido comparada con las diosas madre anatolias, siendo su nombre posiblemente de origen lidio o bien cretense.

 

Cabeza de Lechuza de la Cultura de San Agustín, Colombia. Observe el extraordinario parecido de este motivo con la cerámica troyana abajo

Heródoto y Platón la identificaban con la antigua diosa de los libios (actuales bereberes) y egipcios Neith, “la libia”.

Hay muy fuertes indicios derivados del análisis de cerámicas y estatuillas que, en tiempos antiguos, la propia Atenea era considerada una lechuza, o una diosa pájaro en general.

Se decía que el búho (alegoría de la sabiduría en las tradiciones de origen indoeuropeo), o en todo caso la lechuza, inspiraba intelectualmente a los hombres durante la noche ya que estaba vigilante próximo a los secretos de Hipnos (el Sueño).

 

 

 

Cerámica Troyana con el Motivo de la Lechuza. Museum-für-Vorund- Frühgeschichte. Sala Schlieman

Es interesante advertir que “glaux”, ‘mochuelo’(mochuelo o lechuza) tiene la misma raíz, presumiblemente por sus distintivos ojos.  Aquí ya vemos una sincretización de todos los símbolos indoeuropeos anteriores en la imagen de Atenea. Están todos: el leon, las serpiente

, la górgona, las aves…

Luego en época ya clásica, bajo el dominio de Atenas, la imagen de atenea se estilizó.

En el caso de América Precolombina, se produjo una “congelación” del mito que nunca llegó a desarrollarse como en el Mediterráneo, hasta alcanzar una imagen clara y definida como la de Atenea.

En América Precolombina, traídos por las oleadas inmigratorias de Blancos, probablemente troyanos, pero sin lugar a dudas indoeuropeos, quedaron las tradiciones de la lechuza, las serpientes, los pájaros compañeros, los leones (reemplazados por pumas o jaguares) y, por supuesto, las górgonas.

De tal manera que vemos desde San Agustín, Colombia, hasta Córdoba en Argentina, cerámicos que representan lechuzas, serpientes y félidos de pares e incluso górgonas.

 

 

Culto a la Lechuza: Cerámicos Precolombinos: (1.200 a.C.) del Museo Wagner de Santiago del Estero, Argentina, con el mismo rostro.

 

 

 

 

Cerámicos troyanos (coleccion Schlieman)

 

Moneda Griega (anverso y reverso) mostrando la asociación de la Lechuza con Pallas Athenea. Reverso de moneda griega con el símbolo de la Lechuza (en el anverso siempre había una esfigie de la Diosa Atenea). Reversos de monedas griegas con el símbolo de la Lechuza (en el anverso siempre había una esfigie de la Diosa Atenea).

  

 

 

IMPACTANTE FUSIAOLA O TORTERO DE SANTIAGO DEL ESTERO, ARGENTINA, CON LA IMÁGEN DE UNA LECHUZA, SIMILAR A LAS REPRESENTACIONES DEL MEDITERRÁNEO

A la izquierda: Fusaiola (Tortero) de Santiago del Estero con el Símbolo de la Lechuza. Como ya dijimos, la Lechuza era la Compañera de Atenea; pero en tiempos remotos era la Deidad en si misma. A la derecha: Athene Cunicularia. Lechuza abundante de Sudamérica.

 

Cerámicas Precolombinas – 1000 a.C. – de  la zona de “Represa de los Indios” en Santiago del Estero, Argentina, que refleja a la Lechuza. Museo Antropológico Wagner de Santiago

 

Culto a la Górgona: Común al Mediterráneo y a las Américas

 

Medusa. Górgona Alada de Creta, con swástikas y dos pájaros en sus manos. Aquí comienza a observarse una sincretización con el mito de la Górgona Medusa. Cuenta la Mitología Griega, que la Cabeza de la Górgona Medusa (eran tres: dos inmortales y una mortal), le fue regalada a Atenea por el Héroe Perseo, tras cortársela y, que Atenea la colgó de su pecho.

 

Górgona de las Ruinas de San Agustín. Colombia)
Aquí ya vemos una sincretización de todos los símbolos indoeuropeos anteriores en la imagen de Atenea. Están todos: el leon, las serpientes, la górgona, las aves… Luego, en época ya clásica, bajo el dominio de Atenas, la imagen de atenea se estilizó.

 

Atenea y Heraclés. Vaso Atico del Siglo V antes de Cristo. Se observa una lechuza en la mano de Atenea y Serpientes saliendo de su vestido. Además de las clásicas cruces indoeuropeas.

 

En esta copa Atica del Siglo V antes de Cristo, se observa a Atenea sosteniendo una lechuza en su mano, una Górgona en el pecho, serpientes saliendo de su vestido, las clásicas cruces indoeuropeas e incluso un león alado sobre su casco (esfinge).
En esta escultura de la tardía Cultura de la Aguada (600 al 900 d.C), Argentina, observamos claramente la imagen de la Lechuza, formada por la cola de los dos félidos (ojos de la lechuza) y por los brazos de la figura “humana” que forman el “arco” sobre los “ojos” de la lechuza. También se observan Cruces Pate o Patadas. Clara influencia indoeuropea.
En el caso de América Precolombina, como ya dijimos, se produjo una “congelación” del mito que nunca llegó a desarrollarse como en el Mediterráneo, hasta alcanzar una imagen clara y definida como la de Atenea.
En América Precolombina, traidos por las oleadas inmigratorias de Blancos, probablemente troyanos, pero sin lugar a dudas indoeuropeos, quedaron las tradiciones de la lechuza, las serpientes, los pájaros comprañeros, los leones (reemplazados por pumas o jaguares) y, por supuesto, las górgonas.a imagen de atenea se estilizó.

 

Pallas Athenea Giustaniani. Con su casco en forma de ojos y pico de lechuza, rematado incluso por una lechuza y adornado con serpientes. Hay una Górgona en el pecho y con Erictonio en su forma de serpiente a sus pies.
Mito del Nacimiento de Pallas Athenea
Atenea Velletri de la Gliptoteca de Munich, Alemania, con Medusa en su pecho y su Casco con una estilizada lechuza como símbolo de su característica “visión” mental

La historia de su nacimiento aparece en varias versiones. En la más comúnmente citada, Zeus yació con Metis, la diosa del pensamiento astuto, pero temió inmediatamente las consecuencias.

Había sido profetizado que Metis alumbraría hijos más poderosos que el propio Zeus. Para impedirlo, Zeus transformó a Metis en una mosca y se la tragó después de yacer con ella. Pero fue demasiado tarde: Metis ya había concebido un hijo y empezó a fabricar un casco y una túnica para su hija nonata. El martilleo que provocaba mientras hacía el casco, causó a Zeus mucho dolor; entonces Prometeo o Hefesto o Hermes o Palemón (según sea la fuente consultada), partió en dos la cabeza de Zeus con un hacha minoica de doble hoja (labrys). Al hacerlo, Atenea saltó de la cabeza de Zeus, adulta y armada.

 

 

Alejandro Vega Ossorio

Comisión de Exploraciones Arqueológicas

JEMG

Orden del Cetro

Categories
Nova Arqueología

Troyanos en América Precolombina. Parte 4: Cerámicas de Influencia Indoeuropea

Igualdad de Diseño Cerámicos de la América Precolombina con los de las Culturas Europeas del Neolítico y la Edad del Bronce
Cerámico de la Cultura Cucuteni, Rumania
Cerámicas Santigueñas, con igual diseño que las de la Cultura Cucuteni. Museo Wagner, de Santiago del Estero, Argentina

La Igualdad de diseños en las cerámicas y en las esculturas, que se observa en los pueblos indoeuropeos, desde el neolítico hasta su expansión en la edad del bronce por toda Europa, Africa y Asia, con los observados en América, es lo suficientemente extraordinaria y evidente como para que siga siendo ignorada.

Guste o no aceptarlo, hubo influencia indoeuropea en América Precolombina y, dicha influencia, comenzó a notarse desde el 1.200 antes de nuestra era, época de la caida de Troya.

 

Luego, esta influencia original de pueblos troyanos en América, 2000 años después, hacia el 1000 de nuestra era, fue continuada por vikingos daneses y, posteriormente, hacia el 1.200 de la era actual, por Templarios.

Incluso hoy en día, la cerámica y esculturas de los grupos amerindios, sigue reflejando los mismos diseños y patrones de los pueblos indoeuropeos que incursionaron en América desde hace 3.200 años.

En esta página nos limitaremos a mostrar ejemplos comparativos, creemos que las explicaciones sobran, son tan impactantes los parecidos que huelga cualquier explicación.

 

 

 

A la izquierda: Escultura de una tumba subterranea neolitica del Valle del Marne en Francia.. A la derecha: Estatuillas de Bajada Mauca. Sgo del Estero. Exactamente iguales a las de Francia del Neolitico (ver izquierda) e indoeuropeas en general.

 

Cultura de alamito, Argentina. Mismo diseño

 

Museo Wagner de Santiago del Estero, Argentina. Motivo repetido en la Cultura Cucuteni de Rumania
Estatuillas de los “Indios” Pueblo, Estados Unidos

 

 

 

 

 

 

Diseños Repetidos.

Arriba: Almería, España

 

 

A la izquierda: Santiago del Estero, Argentina. A la derecha: troya.

 

 

A la izquierda: Gran Bretaña. A la derecha: Irán

Ejemplos de la Avanzada Alfarería Chaco-Santiagueña. Fuente: Museo Wagner, Santiago del Estero, Argentina

Cueva Pintada de Galdar, Cultura Guanche, Islas Canarias, España . Compare con la Cerámica Santiagueña

Resultado de imagen para cueva pintada de galdar

 

Cerámicas de Santiago del Estero, incluyendo urnas funerarias

  

  

A la izquierda: urnas funerarias santiagueñas. A la derecha: troyana

Urna funeraria. Museo Rivadavia. Argentina  

 

Cerámicas incluyendo urnas funerarias europeas de igual período, de Colonia, Maguncia, Troya, Londres, Wiloslavo y Dreidorf,

Cerámicos Troyanos de la Sala Schliemann del Museo Museum-für-Vor-und-Frühgeschichte de Alemania. El parecido de los motivos con la Cerámica Precolombina de varios lugares de Sudamérica, especialmente de Argentina, es extraordinario y lleva una vez más a la aceptación de la inmigración de pueblos indoeuropeos influenciando con su cultura

Resultado de imagen para Schliemann Museum-für-Vor-und-Frühgeschichte

Urnas Funerarias Troyanas. Colección Schliemann
Cerámica Troyana. Argentina C olección Schliemann

 

Urnas europeas de razas indoeuropeas provenientes de Colonia, Maguncia, Troya, Inglaterra, Wiloslavo, Dreidorf, etc.

 

La Ironía Indoeuropea en los símbolos del Pueblo Mapuche

A la izquierda: bandera de la etnia Mapuche con un claro odio y reivindicación sobre los pueblos blancos de la Patagonia. A la derecha: cerámico griego del período geométrico, con el mismo símbolo del Kultrum presente en la bandera mapuche.

La simbología Indoeuropea presente en la bandera actual de la etnia Mapuche (Araucana), resulta hilarante porque ostenta un Símbolo de pueblos de raza blanca, indoeuropeo como el griego.

Lo irónico del tema es que la etnia Mapuche lo tomó de su Kultrum (tambor ritual), como símbolo de oposición y reclamo al blanco en Argentina y Chile… 

 

Alejandro Vega Ossorio

Director de la Comisión de Exploraciones Arqueológicas

JEMG

Orden del Cetro

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Categories
Nova Arqueología

Troyanos en América Precolombina. Parte 3: Escritura Precolombina

Una de las enseñanzas usuales de la remanida “historia oficial”, es que no hubo escritura entre los pueblos precolombinos de Amérca del Sur. Nada más alejado de la realidad.

No hay texto alternativo automático disponible.

 

La escritura fue prohibida durante el Imperio Incaico, por razones de dominio; sin embargo la casta gobernante, si la tuvo. Incluso, más allá del sistema secreto de escritura de la nobleza blanca, para enviar mensajes y realizar tareas de censo o de contabilidad de impuestos, usaron el más que famoso sistema de quipus (basado en nudos y colores).

No nos referiremos aquí al Imperio Incaico, que tan solo duró 200 años y puede considerarse “muy reciente”; sino a civilizaciones muy anteriores, que fueron de orígen troyano (indoeuropeo), como lo postulara Jacques de Mahieu, basado en las investigaciones de Wagner sobre lo que él mismo denominara “Cultura Chaco-Santiagueña”. Afirmación que ha quedado de sobra demostrada, con la presencia de diseños exactamente iguales entre troyanos y santiagueños, separados por miles de kilómetros. Ver Parte I y Parte II de esta Saga.

Más aún. mostraremos que los Comechingones (pueblos del noroeste de Argentina que forman parte del mismo tronco racial que los incluye al igual que a los Huarpes, Charrúas y Tehuelches), tuvieron escritura, al igual que los Huarpes, contradiciendo totalmente la versión de su ausencia. Todos fueron pueblos Blancos y no amerindios. De larga data y presencia en el continente americano.

COMECHINGONES Y SU ESCRITURA

Los famosos Comechingones, que como ya dijimos son huárpidos, fueron quienes fundaron la Cultura Chaco-Santiagueña (con base en las provincias homónimas de Argentina) inciándola hacia el 1200-1100 de nuestra era. De esta cultura, aparte de importantes túmulos y obras de modificación del terreno, se rescataron en la década de 1930, más de 75 mil piezas de alfareria, entre las que se destacan las famosas fusaiolas o torteros (que se usaban para el tejido), de diseños extremadamente parecidos e incluso, muchos de ellos iguales a los diseños que se encontraran en las excavaciones de troya.

 

Algunos de los signos de escritura de la cultura Chaco- Santiagueña, extraídos de fusaiola y urnas.

 

inscripcion sobre el cuello de una urna funeraria del Museo Antropológico Wagner de Santiago el Estero, Argentina
Fusaiolas de la Cultura Chaco-Santiagueña

Escrituras Comechingón estudiadas por Jacques de Mahieu

 

HUARPES Y SU ESCRITURA

Abandonadas a la “buena de dios”, diseminadas a lo largo del desierto sanjuanino, se encuentran estas rocas y abrigos rocosos, de la Cultura Huarpe, en la Provincia de San Juán, Argentina, que denotan la presencia de escritura

 

 

 

 

 

Escritura Rúnica, de orígen vikingo en Tucumán, Argentina

Encontrada en la “Piedra de la Sierra de Medina”, en la Provincia de Tucumán, Argentina, por Jacques de Mahieu

Supuestamente dice: “Dos días a lo de Sven”

 

Escritura sobre el Bonete de un Monolito del Sitio Arqueológico de “San Agustín”, Colombia (fuente Jacques de Mahieu)

 

Si lo desea puede profundizar con nuestros Artículos:

BLANCOS EN AMERICA PRECOLOMBINA. Los «Indios Blancos». Contundente Demostración Fotográfica

También Blancos en América Precolombina

Blancos en América Precolombina: Pruebas. Parte I

https://artemarcialdelcetro.com/2017/04/08/vikingos-en-argentina-presentamos-pruebas-contundentes/

 

 

Alejandro Vega Ossorio

Director de la Comisión de Exploraciones Arqueológicas

JEMG

Orden del Cetro

Categories
Nova Arqueología

Troyanos en América Precolombina. Parte 2: Momias Rubias y Pelirrojas

Son múltiples las evidencias de la presencia en América Precolombina de Pueblos Indoeuropeos, entre Los que se destacan los Megalíticos, Troyanos, Celtas, Vikingos Noruegos y Daneses y, por supuesto Asiáticos.
Momia de largas trenzas pelirrojas, de Paracas, Perú. Fotograma extraido del video de Jacques de Mahieu sobre los Troyanos en América Precolombina.

En todo el continente americano: momias. Swásticas, cruces celtas, templarias, runas hiperbóreas, runas vikingas, torteros o fusaiolas, cerámicas, esculturas de górgonas, el culto a la Lechuza y a la serpiente (precursor del culto de Atenea) y, hasta pirámides escalonadas, que no hacen más que reflejar la presencia de las culturas Blancas del norte de Africa, las Canarias y del Horizonte micénico-troyano.

Lo más interesante de todo es que la gran mayoría de todas estas evidencias, aparecen posteriormente al año 1.200 antes de nuestra era, luego de la caída de la Civilización troyana, que se estima entre 1300 y 1200 antes de nuestra era.

Abordaremos en esta página, el tema de las Momias Rubias de América del Sur, con todas sus implicancias, que lanzan por tierra todas las “alegres especulaciones” de los Movimientos Indigenistas (motorizados por la Masonería) que hablan del “pasado glorioso” de sus civilizaciones.

Pasado que fue en realidad motorizado por Minorías exógenas de blancos europeos, con Un mayor desarrollo cultural y tecnológico que los sojuzgaron en el pasado. Es así quedurante la dictadura del Generalísimo Juán Velazco Alvarado en Perú, se gestó la llamada “Revolución Nacionalista”.

Un nacionalismo populista parecido al peronismo argentino donde se hablaba de “no alineación con el
capitalismo ni el comunismo”. Otra especie de “mamarracho político”, una mescolanza de fascismo con ideas izquierdistas, típica de los tiranuelos latinoamericanos que nos gobiernan.

Fue precisamente durante esta época que un hecho sin precedentes tuvo lugar: arqueólogos y antropólogos hallaron las Momias Rubias y “Cabezas Trofeo” cuya antiguedad máxima se remonta al 1.200 antes de nuestra era… ¡ Qué casualidad! Siempre la misma fecha! 1.200 a.n.e.

 

 

Dos Momias rubias de Paracas, Perú, junto a otra de cabello negro negro. En el mismo sitio de excavación. La presencia ambas momias, desvirtúa por completo el argumento que los cabellos “se decoloran” por la acción del clima desértico. Los cabellos no se decoloran. El color rubio y los cabellos finos, indican sin lugar a dudas la presencia de blancos precolombinos en Perú. Cortesía del Explorador Investigador Sebastián Suárez

Quema de Momias Rubias

Gran parte de estas Momias fueron quemadas por el Gobierno del “Ilustre” Velazco Alvarado, para evitar “teorías disparatadas” – según Velasco- de los “enemigos reaccionarios”. Nada que nos sorprende de las demagogias latinoamericanas pseudonacionalistas, que terminan siendo escandalosas “pantallas” de verdaderas bandas de entregadores de las riquezas nacionales al salvaje capitalismo externo. Sin embargo, no solo han quedado imágenes que las rescataron del olvido, para terminar de una vez por todas con la ceguera y la ignorancia populista, si no que también, por suerte, siguen apareciendo…

 

Fotogramas extraidos del Video de Jacques de Mahieu sobre los Troyanos en América Precolombina. Son Momias rubias y Pelirrojas de Paracas, Perú

 

A la izquierda: Momia de Cabellos Rojizos de Arequipa, Perú. Cortesía del Explorador Investigador Sebastián Suárez. A la derecha: Cabellera castaña y de cabellos finos. Es un cráneo de una momia de la cultura Paracas, Perú. Cabellos castaños y finos no son atributos de las razas amerindias.

Es que no fueron pocos los Blancos precolombinos en América. Si bien algunas de estas imágenes fueron Rescatadas de videos antiguos (más de 40 años) VHS, pertenecientes a Conferencias del Antropólogo Jacques de Mahieu, de baja calidad para los  estándares digitales actuales puesto que se ven borrosas, muestran claramente de qué estamos hablando: momias de Raza blanca y cabellos claros.

Por suerte, como dijimos, no quedáron solo imágenes de viejos videos. Las Momias Rubias continuán apareciendo y, por suerte, nuestros Colaboradores en Perú, nos siguen enviando imágenes, para que por cuestiones políticas no se oculte la Verdad.

La Gran Farsa Peruana; barnizar las momias blancas para que parezcan amerindias

 

A la izquierda: momia de Piel Blanca, barba, bigotes y cabellos castaños del Museo “A las Peruanas “antes de ser peruanizada”, es decir pintada con barníz para que parezca “más peruana”, de acuerdo a las “políticas” del gobierno peruano.  A la derecha: estado deplorable en que quedan las momias de piel blanca luego del proceso de “peruanización” (barnizado), es decir de oscurecimiento de la piel para que se parezcan a las mayorías indígenas de la población de Perú

 

A pesar de las salvadas de tantos ignorantes y de tanto político cretino, el tema de las Momias Rubias de las culturas Paracas y Nazcas en Perú, actualmente es algo inocultable, al igual que las Momias Rubias de las primeras Dinastías Egipcias o las Momias Rubias de Tarim en China.

Por más que los tiranos de turno se esfuercen en ocultar las verdades, tarde o temprano surgen a la vista las pruebas. Las pruebas “estallan” en la cara de éstos cavernícolas.

Preguntas cuyas respuestas caen por su propio peso

¿Amerindios de cabellos rubios, castaños y rojizos (los cabellos no se decoloran tras la muerte)? ¿Amerindios de Facciones indoeuropeas? ¿Es mucho no como para seguir negándolo? ¿Alguna vez vio algún amerindio puro de pelo rubio o rojizo natural?

Sería como ver a un japonés rubio. No los verá nunca, porque genéticamente es imposible.  Aunque a algunos no les caiga en gracia el aceptarlo, los pueblos amerindios fueron Influenciados por pueblos blancos venidos de otro lado del océano .

“Cabezas Humanas de Trofeo” de la Sanguinaria Cultura Paracas y Nazcas: innegable prueba de la presencia de blancos

Fue costumbre de ésta cultura cazar personas y ostentar sus cabezas como trofeo. Muchas de esas cabezas muestran pieles blancas, cabellos rubios, castaños y pelirrojos. Esta fue una sanguinaria costumbre de los Guerreros Paracas y Nazcas, minoría blanca sojuzgando a blancos y amerindios. victimizaban amerindios y
también a sus congéneres blancos para obtener estos “trofeos”. Una tiranía sustentada por el terror, al igual que lo fueron las ciudades estados Maya y el Imperio Azteca, muy posteriormente.

 

 

 

 

Momias en Sitios Arqueológicos y Museos; Máscaras Riturales con ojos azules

A la izquierda: Momia de la cultura Huari o Wari, reino aliado de Tiwanaku. Presenta cabello castaño y lacio, piel blanca y ojos claros. A la derecha: momia de cabellos rubios del Cementerio del Sitio de Chauchillas, Perú (abajo se vé la ampliación).

 

A la izquierda: momia de cabellos lacios y castaños del Museo de Sitio de Chaucillas. A la derecha: ampliación de momia de cabellos rubios y lacios del mismo lugar.

 

Momia de un Bebe blanco, con pelo castaño Cultura Wari, también controlada por blancos (Reino Aliado del Primer Imperio de Tiwanaku)

 

Ampliación de la Momia Bebe de la Cultura Wari. Observe su dedo en la boca. Observe el gorro con motivos tiwanacotas.

 

 

A la izquierda: Momia de la Cultura Huari o Wari, aliada del Primer Imperio de Tiwanaku. Pose una máscara mortuoria con ojos celestes claramente definidos. Recientemente descubierta. A la derecha: su ampliación. Dicho sea de paso esta costumbre es común a varias partes del planeta.

 

Es obvio que muchas de las Momias de Paracas y Nazca (Perú) o las del Norte de Chile, pertenecieron a individuos de raza blanca.

Jacques de Mahieu, fue el primero que sostuvo que dichos individuos tenían linaje de orígen troyano, dada la gran cantidad de pruebas adicionales que iremos viendo a lo largo de estas páginas de la Saga Troyana en América Precolombina. Pruebas que incluyen símbolos Indoeuropeos: swásticas, runas, torteros o Fusaiolas, cerámicas, esculturas de Górgonas, el culto a la lechuza y a la Serpiente (precursor del culto de Atenea) y, hasta pirámides escalonadas.

Momias Blancas y Rubias del Norte de Chile: Atacama, Antofagasta y Chinchorro

A la izquierda: momia de cabellos rubios de Atacama, Chile. A la derecha: Momia de Cabellos Rojos. Ambas del Museo de la Serena, Chile.

 

 

A la izquierda: momia de cabellos castaños de Antofagasta. A la derecha: momia de bebe con cabellos rojizos de Atacama, Chile.

 

 

A la izquierda: momia de bebe con cabellos rojizos. Cultura Chinchorro, Chile. A la derecha: momia con peluca de cabellos rojizos
de la Cultura Chinchorro, Chile

 

 

A la izquierda: momias de la Cultura Chinchorro, en el Museo. Les quitaban las visceras, reemplazaban sus rostros con máscaras de barro y colocaban pelucas en lugar de sus cabellos. Dichas pelucas son en su mayoría rojizas algunas; rubias, las otras. A la derecha: Comechingones: Tierra de Cromagnones: Izquierda Cráneo de un Cromagnon (raza blanca) de más de 30 mil años de antiguedad (Francia). A la Derecha Cráneo de un “indígena” de la “Cultura Chaco Santiagueña” (supuesta por Wagner), que es en realidad la Cultura Comechingón de Argentina, con más de 2 mil años de antiguedad, que es también un Cromagnon. Sorprendente correlación ya detectada en la década del 30 y nadie se animó a afirmar que los blancos ya estaban en América Precolombina, porque la idea parecía “descabellada”.

Arriba: momias de la cultura Chinchorro, de Chile

 

La Expansión Indoeuropea

¿Le resulta extraño que los indoeuropeos se hayan expandido por todo el mundo, alejándose de Europa a lugares tan lejanos Como Canarias, Norte de Africa, Asia Menor, Irán, la India, América e incluso China?

No se sorprenda: las razas del tronco Indoeuropeo fueron un pueblo muy inquieto, explorador y conquistador.  Los Indoeuropeos se extendieron por todo el mundo antiguo dejando la costumbre de la momificación. Momias rubias en Egipto, en Canarias, en la Cuenca de Tarim en Xinjiang, China. Cabelleras Rubias, Castañas, Rojizas, pieles Blancas, cabellos finos…

Las Momias Rubias Egipcias

Otro caso emblemático además de las Momias de Tarim en China, las de Paracas en Perú o las de Chile, son las momias rubias egipcias, de las primeras dinastías, cuyos cabellos nada tienen que ver con el perfil racial semítico actual del pueblo Egipcio.  Egipto es una tierra que ha sufrido Decenas de invasiones de todo tipo de razas a lo largo de su historia y de la cual es lógico suponer una mezcla contínua hasta dar con el perfil actual de Los egipcios. Nada de que avergonzarse. Nada para estar ocultando.

Egipcios rubios de las primeras dinastías. 

Egipcio rubio paseando a un perro… ¿dálmata?

A la izquierda: momias rubias de dignatarios egipcios. A la derecha: momia pelirroja de la Faraona Hatshetput

 

Momia rubia del poderoso Faraón Ramses II

 

Sin embargo, son Momias cuyo orígen racial original, se empeñan los curadores Egipcios en ignorar. Es como si no Existieran. Nefertiti, es un claro ejemplo de un individuo de raza blanca, perpetuado en una cerámica.

Los Faraones se casaban entre Hermanos, al igual que la nobleza Incaica. Conducta reiterada entre las minorías Indoeuropeas, de las Castas Gobernantes, para evitar el mestizaje con los grupos raciales a los cuales dominaban y poder así perpetuar el dominio sobre las mismos. La Casta gobernante egipcia original, es descendiente de los pueblos de Cromagnones, que emigrando de europa, ocuparon el norte de África.

Colocamos a Nefertiti como claro ejemplo de las evidencias que tenemos ante la vista y que, de tan obvias, no les prestamos atención.

El Busto de Nefertiti, es un llamado de atención muy notorio de como a veces las evidencias están a la vista y las ignoramos sin pensar. Ver cerámicas es mucho mejor que tratar de imaginar el aspecto de las momias. Al busto de la Faraona Nefertiti, esposa de Akhenaton, le agregamos digitalmente el ojo faltante para evitar distracciones con el ojo vacío. Resulta más que obvio, que fue una mujer de raza blanca. Observe el puente de su naríz, su barbilla rectangular…

 

Las Momias Blancas e Tarim, China

El caso de las Momias de Tarim es clásico y emblemático de como las “pruebas estallan en la cara de los gobiernos”, oponiéndose a sus sucios intereses y doctrinas. Se hallaron momias de rasgos blancos, que datan de fechas que van del 1800 antes de nuestra era al 200 de la misma.

Las momias de Tarim, se asocian a la cultura Tocaria. Una cultura en China que nada tiene que ver con las razas asiáticas. El ADN de estas momias está emparentado con las razas de blancas de la Mesopotamia asiática, India, el danubio y otras regiones a determinar.

Momias rubias de Tarim, China

Durante años el gobierno chino negó su existencia para evitar tensiones separatistas en la zona de Tarim. Ya Plinio el Viejo los mencionaba en su obra “Taprobane”, donde hace una descripción de los “Seres” (pueblo ubicado en el noroeste de China). Dicha descripción la hizo un Embajador desde Taprobane (actual Isla de Ceylán) al Emperador Claudio, diciendo que los Seres excedían la altura Normal de los hombres, que tenían ojos azules y pelo lacio”. Refiriéndose así probablemente a las tribus blancas Asentadas en la cuenca del Tarim.

El hecho concreto es que los Indoeuropeos se expandieron por todo el mundo, llevando toda su simbología y cultura, que incluyen entre otros las famosas swásticas que encontramos en todo el planeta: desde América hasta el Asia.

 

Momia Blanca de Cherchen, China. El “Hombre de Cherchen” está acostado boca arriba, con la cabeza apoyada sobre una almohada y las piernas flexionadas. Sus rasgos físicos no son asiáticos. Definido como “célticos”, medía 1,80 de estatura, tenía los pómulos y la nariz angulosos, el pelo castaño pelirrojo.

Y, es en Asia donde se usa ampliamente todavía como símbolo de buena fortuna, a pesar que en occidente sea considerado como un símbolo de la maldad, impuesto por los vencedores de la 2GM. Al punto de llegar a la ridiculez que si alguien lo usa va a prisión. Por suerte en Asia no hay tanta idiotez.

Las primeras apariciones de de las swásticas son del neolítico y se registran en europa occidental, tierra del Cromagnon que fue el orígen de los futuros Indoeuropeos.

En Loulan se han encontrado muchas más momias, algunas caucásicas, otras de rasgos orientales, pero la difusión de los hallazgos y la investigación sobre la Cultura Tocaria se ha enfrentado a numerosos obstáculos por parte del Gobierno Chino, hasta la actualidad.

 

 

 

 

 

 

 

Momia de rasgos indoeuropeos de Tarim, China. Fíjese si hay diferencia con las Momias de Paracas, Perú o las de Egipto
La “Bella de Loulan”, China. Una mujer de rasgos europeos que medía 1,55, ha sido datada alrededor del 2000 A.N.E.. Lleva el pelo adornado con una pluma de pájaro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Monje Budista pelirrojo, de ojos claros y de Tarim, China rasgos de raza blanca. Cueva de los Budas en Asia Central No tiene nada de sorprendente: los pueblos indoeuropeos se expandieron por todo el mundo.

 

Alejandro Vega Ossorio

Director de la Comisión de Exploraciones Arqueológicas

JEMG

Orden del Cetro

Categories
Nova Arqueología

Troyanos en América Precolombina. Parte 1: La Gran Diáspora.

Aclaración Preliminar:

Prueba Fundamental de la Presencia de Troyanos en América Precolombinas. Fusaiolas o Torteros de Argentina y de Troya. Presentan igualdad Absoluta de Diseños. Estos Torteros o Fusaiolas, fueron usados para el hilado. Se las encuentra en lugares tan distantes como Santiago del Estero en Argentina o en La Venta, Tabasco, México

Cuando hablemos de “Descendientes de Troyanos” no estaremos suponiendo una “unidad étnica o cultural”. Más bien estaremos entendiendo una “horda en movimiento” con un “cierto bagaje cultural”, el cual irá perdiendo con el tiempo, adaptándose a las condiciones y mezclándose con otras razas y culturas, hasta olvidar su propio origen, como lo hacen las mayoría de las personas que emigran actualmente a otro país, una o dos generaciones después ya no se sienten de la anterior, si no de la nueva nación y adoptan sus costumbres, lengua, historia y banderas como propias. Varias generaciones después ya ni recuerdan de donde vinieron

Explicado lo anterior, decimos que igual ocurre en la actualidad, pasó con los troyanos en Sudamérica y, luego con los Vikingos Daneses.  Con ese “cierto bagaje cultural” que mencionábamos, traían los estilos arquitectónicos (estructuras megalíticas) presentes en toda américa, el estilo escultórico y la simbología indoeuropea, pero nada más. Eran una “diáspora”, emigrando y escapando de la persecución y el exterminio. No estamos suponiendo una nación conquistadora, estamos suponiendo una horda oportunista. 

Nuestra tarea aquí, es traer del olvido los trabajos del Antropólogo franco-argentino Jacques de Mahieu y del investigador también franco argentino Duncan Wagner.Wagner fue quien descubriera más de 75 mil piezas arqueológicas en la Provincia de Santiago del estero (Argentina), catalogándolas como parte de lo que él denominó “Imperio Chaco- Santiagueño”. 

Jacques de Mahieu fue el primero que se diera cuenta de la conexión con la cultura troyana, por sorprendente que esto parezca. Lo extraño es que Wagner llegó a darse cuenta del extraordinario parecido de las cerámicas, pero no supuso nunca que ellos hubieran llegado realmente hasta allí..! 

La primera fila son Fusaiolas o Torteros de Troya. La Segunda fila, son de Santiago del Estero, Argentina. Coleccion del Museo Wagner de Sgo del Estero, Argentina.

Dejando de lado las apreciaciones erróneas de Wagner, tiene el gran mérito de haber hecho un cuidadoso relevamiento con apoyo del Gobierno de Santiago del Estero (de aquel entonces), que ha perdurado en su libro “Civilización Chaco-Santiagueña”. Luego vino lo de siempre: el desinterés de los ignorantes de los gobiernos de turno y de la población en general; la corrupción sin límites de los gobiernos peronistas, radicales y militares, con la grave consecuencia de haberse “esfumado” por saqueo más de 70 mil piezas. Actualmente, en el Museo Duncan Wagner solo quedan algo más de 3 mil piezas, de la fabulosa colección original.

Gracias a la recopilación de Wagner, cuidadosamente documentada, a la visión integradora de De Mahieu y a esta Comisión de Exploraciones Arqueológicas de la Orden del Cetro, que ha gastado ingentes esfuerzos y recursos, hoy podemos contar esta Epopeya Troyana en Tierras sudamericanas, por más sorprendente que la afirmación parezca.

Veremos evidencias, a lo largo de estas páginas, de todo esto que afirmamos, gracias a las posibilidades técnicas que nos dan internet, la fotografía digital y, el financimiento, que nos permite  desplazarnos alrededor del mundo en esta investigaciones.

Hecha ya la presentación formal del tema, pasemos a presentar la enorme cantidad de pruebas que hemos reunido

Troya fue una potencia comercial y marítima

Primera Línea. Torteros de Troya. Segunda Línea: Torteros de la Santiago del Estero, Argentina, Precolombinas. Los diseños son exactamente iguales.

Fue un gran reino que posiblemente agrupaba distintas etnias euroasiáticas y africanas y con una clase gobernante indoeuropea.

Entre el 1300 y el 1200 antes de nuestra era, hubo una Gran Guerra entre los Aqueos, encabezados por la civilización micénica, y los troyanos: la Gran Guerra de Troya. Durante ésta, la flota de guerra más grande la historia (mil barcos), hasta el Día “D” en Normandía (1944), desembarcó en la Tróade, a las fuerzas aqueas aliadas, dispuestas a tomar el control de la ciudad, que se oponía a sus intereses comerciales.

No hay una fecha cierta establecida para esta guerra, pero hay un cierto acuerdo para ubicarla entre el 1300-1100. Eratóstenes fechó la Guerra de Troya entre el 1194 y el 1184 a. C.; la Marmor Parium entre el 1219 y el 1209 a. C., y Heródoto en el 1250 a. C.

Fusaiolas Olmeca. Mismo diseño que las troyana. Museo Arqueológico de Coatzalcoalcos, Veracruz, México.

Según la tradición, la mayoría de los héroes de Troya y de sus aliados murieron en la guerra, pero unos pocos, liderados por Eneas, lograron sobrevivir y navegaron hasta llegar primero a Cartago y luego a la Península Itálica, donde llegaron a ser los ascendientes de los fundadores de Roma. A los primeros asentamientos de estos supervivientes en Sicilia y en Italia se les dio igualmente el nombre de Troya

Según narran Tucídides y Helánico de Lesbos, otros troyanos supervivientes se establecieron en Sicilia, en las ciudades de Erice y Egesta, recibiendo el nombre de élimos. Además, Heródoto el llamado “Padre de la Historia”, comenta que los Maxies eran una tribu del oeste de Libia, cuyos miembros afirmaban ser descendientes de los hombres llegados desde Troya.

 

Desembarco de descendientes de Troyanos en Pánuco, México hacia el 1.200 antes de Cristo. Fotograma del Video de Jacques de Mahieu “Los Herederos de Troya”. Con ellos vinieron esclavos negros. Mil años después, pueblos de origen chino alcanzarían la misma región. Este es el origen de la confusión que hoy llamamos civilización “Olmeca”. 

Tras 10 años de combates (según la Ilíada), Troya cayó y los escasos sobrevivientes de las minorías gobernantes escaparon dispersándose por el mediterráneo
Como ya dijimos, siguiendo la tradición, algunos llegaron a Libia (no olvidemos que los Libios fueron junto con los hiperbóreos, aliados en el gobierno de Troya) y a la zona que luego sería Cartago.

Desde allí, algunos pasaron a Italia (historia de Eneas), influenciando posteriormente a la creación del estado romano. Otros continuaron viaje desde Libia y Cartago hacia las Canarias. Estos Libios y troyanos (a su vez, mezcla de libios e hiperbóreos) fueron muy posiblemente, los antecesores directos de los actuales bereberes, blancos adaptados al entorno africano

En realidad, todos estos pueblos blancos en el norte de África son descendientes de los Cromañones que cruzaron desde Europa hacia África entre el Paleolítico y el Neolítico, cuando estas regiones eran en realidad vergeles.

Momia Rubia Egipcia Predinástica del 3.300 antes de nuestra era.

De estas tribus blancas de los libios, salieron los primeros faraones egipcios, muchos de los cuales muchos fueron o rubios o pelirrojos como Ramsés II o la Faraona Hashteput.

Los primeros egipcios eran rubios y pelirrojos como lo demuestran muchos frescos egipcios y momias rubias

Tras la conquista romana hubo Emperadores de origen Númida (actuales Bereberes) , entre ellos Septimio Severo y Caracalla, originarios del Norte de Africa. Fácil de entender: eran blancos por eso llegaron a ese cargo. No hubo Emperadores Romanos que no fueran blancos. Incluso el Papa San Melquíades (311-314 d-C.) fue bereber

Estos antecesores de los Bereberes, los libios y los troyanos refugiados, influenciaron no solo sobre las primeras dinastías egipcias, sino sobre lo que sería la cultura Guanche de las Canarias (también descendiente de Cromañones)

Esta raza blanca, descendiente de los cromañones fue la creadora de las pirámides que se encuentran en Egipto, Canarias, en toda América e incluso en Europa y Asia (hasta donde fueron). No es “casualidad” que todas las pirámides americanas, sean todas escalonadas desde México hasta Perú, como las Pirámides Guanches de Canarias.

 

 

 

 

Egipcios rubios

 

 

 

 

 

Momia rubia del Faraón Ramses II y pelirroja de la Faraona Hatshetput

 

 

        Libios, Númidas o Mauritanos. conocidos actualmente como “Bereberes”. También conocidos como mashauash mashawash, meshwesh o maxies.

 

Emperador Romano Septimio Severo de origen Númida – Bereber – 146 al 211 d.C. Son obvios sus rasgos blancos.

 

Bereberes actuales cuyo tipo racial es claramente parecido al de cualquier europeo blanco.

 

LA GRAN DIASPORA

Hacia el 1.200 antes de nuestra era, se produce casi simultáneamente un explosivo desarrollo civilizatorio en todo América, desde el Centro hacia el Sur.

Desde las Canarias y sin que podamos imaginar por qué, parte de estos descendientes de troyanos cruzaron el Atlántico y desembarcaron en Pánuco (México) hacia el 1200 antes de Cristo, en la zona donde ya estaban una serie de pueblos que han sido englobados en lo que se dio en llamar, en el Siglo XX, como “Cultura Olmeca”

Pirámide escalonada Guanche, en las Islas Canarias. De extraordinario parecido a las que se encuentran en toda masoeamérica.

 

Fresco de la Cultura Guanche en la “Cueva Pintada” de las Islas Canarias.

AHORA COMPARE ESTOS DISEÑOS GUANCHES (CANARIAS) CON LOS SIGUIENTES DE SANTIAGO DEL ESTERO, ARGENTINA Y VERA EL EXTRAORDINARIO PARECIDO.

Cerámicas del Rio Salado, de Santiago del estero, Argentina. Dibujos de Duncan Wagner, Museo de Antropología de Santiago del Estero, Argentina

 

Portada del Libro “Civilización Chaco-Santiagueña” de Wagner. Libro cuyo gran mérito es la recopilación de centenares de cerámicos prcolombinos, que denotan la presencia de razas blancas en América. Libro del cual quedan unos 10 ejemplares

 

Troyanos en la zona “Olmeca” en México. Comienza el desarrollo cultural

Dicha “cultura olmeca” no existe como tal, es producto de la fervorosa imaginación de varios arqueólogos del Siglo pasado.

Como dijimos, hacia el 1.200 a.C en la zona donde se encontraba un conjunto de pueblos totalmente diferentes y que se conoce actualmente como “civilización Olmeca”, se experimenta un exponencial crecimiento poblacional y de sus actividades productivas y de subsistencia, con un progresivo interés en el cultivo del maíz, planta autóctona de américa.

Estela del Barbado de Alvarado “Cultura Post- Olmeca” (300 a.C a 250 a.C) Museo Arqueológico, Distrito Federal, Mex.

Como una de las pruebas de la presencia de esta corriente inmigratoria de blancos en la zona “Olmeca”, presentaremos a una serie de Barbados colectados en los Museos y Sitios   Arqueológicos como “El Barbado de Alvarado” a la izquierda.

Observe detalladamente al individuo, con su barba, sus bigotes y rasgos que nada tienen que ver con los de un amerindio.

¿A usted le parece que este hombre es un “amerindio”?

Mírelo bien: este hombre es un blanco.

Descartamos que el Barbado de Alvarado sea celta o vikingo, porque la época es anterior a las incursiones de éstos al final del primer milenio. Nosotros creemos que es descendiente de la ola migratoria troyana sobre américa

Barbado Olmeca. Observe su Casco con Penacho a la usanza europea. Museo Arqueológico de Jalapa, Veracruz, México

No sólo mostramos aquí al Barbado de Alvarado, sino también las Cabecitas de Barro Olmecas y varios barbados más como el Barbado Olmeca del Museo de Xalapa (Veracruz, México).

Una de las notables actividades constructivas fue la modificación del terreno donde se encuentra el sitio arqueológico de San Lorenzo. Mediante millones de metros cúbicos de rellenos sedimentarios, se le dió una nueva forma al sitio y, se crearon distintos niveles de terrazas habitacionales alrededor de la cima de la loma. Precisamente, este tipo de modificaciones en el terreno los volveremos a encontrar en los túmulos de Santiago del Estero, Argentina, hecho descubierto por el creador del Museo de Arqueología de Santiago del Estero, Argentina, Emilio Wagner.

Decíamos previamente que la supuesta “Cultura Olmeca” es en realidad una alegre confusión, una mezcla de culturas y de razas de diferentes períodos e influencias.

 

Cabecitas de barro Olmecas. Las hay con rasgos semitas, asiaticos, etc.

 

Reproducción del Barbado de La Venta (el original está en el Museo de DF), Sitio Olmeca de Tabasco

 

Vasija Olmeca del Museo Arqueológico de Jalapa, Veracruz, México con Blancos y Barbados. EN la siguiente rectificación verá todas las caras de la misma.

 

Rostro Barbdo, una de las centenares de”Cabecitas de Barro” Olmeca. Una artesanía común a ciertos lugares de la China antigua (como el Sitio Arqueológico de Xan Ling). Las Cabezas Olmeca halladas en La Venta y San Lorenzo, no sólo son de barbados blancos, sino asiáticos e incluso negros.

¿Por qué decimos que la Cultura Olmeca salió de la fervorosa imaginación de varios arqueólogos del Siglo 20?

Esta “alegre confusión” proviene de la falta de apertura mental para darse cuenta que no es un fenómeno exclusivamente local, sino un fenómeno generado por la confluencia de distintas culturas y razas en el mismo lugar y  superpuestas en el tiempo.

Es muy clara la influencia de razas blancas, asiáticas y negras en los tipos raciales “olmecas”. Aunque no sea “oficialmente” reconocido, en ciertos períodos de su desarrollo.

La palabra “Olmeca”, deriva de la lengua náhuatl: Olli (caucho) y Mecatl (gente), o bien la gente del caucho, material usado para el juego de pelota. Fue un nombre usado por los Aztecas, para todos los pueblos que habitaban en la región del istmo de Tehuantepec

Afirmamos rotundamente, que no existió una “Cultura Olmeca” . El concepto es erróneo. Esta región mexicana, fue una zona de encuentro de distintas razas y culturas que se fueron superponiendo con el correr del tiempo. 

En dicha zona hubo blancos, asiáticos y negros en distintas épocas que se fueron superponiendo. Y, como praácticamente no se sabe nada, se los englobó a todos bajo el común denominador de “Olmecas”.

 

Barbado Olmeca. Observe su Casco con Penacho a la usanza europea. Museo Arqueológico de Jalapa, Veracruz, México

Una clarísima demostración de la influencia asiática en la zona “Olmeca” y en la zona Maya, se encuentra en el libro del preclaro Investigador Mexicano Octavio Luis González Calderón “Arte Olmeca y Maya: la Influencia Asiática”

La Expansión de los Blancos “Olmecas” hacia Centro y Sudamérica.

Algunos grupos de blancos “Olmecas” continuaron su expansión hacia el Sur. Entraron en contacto con la entonces primitiva cultura Maya y otros pueblos amerindios como los anteriores a la Cultura Zapoteca, cuyo legado los Zapotecas recogerán con el tiempo, algunos de ellos se establecieron en Palo Alto (Guatemala).

Otros prosiguieron hacia Colombia, donde influyeron en el desarrollo de la Cultura San Agustín. Otros más, hacia Perú, donde fueron responsables del desarrollo de Caral, Sechin y Chavín de Huántar y la Antigua Tiwanaku (que en esas épocas hace milenios se hallaba en ruinas, por cuanto Tiwanaku es contemporánea de Gobeli-Tepke (12,000 a.C.) e

Incluso, esta oleada de descendientes de “troyanos”, iniciaron la primera colonización (de varias migraciones posteriores) de Rapa Nui (Isla de Pascua) Todas estas fueron culturas que comenzaron casi simultáneamente: hacia el 1.200 antes de nuestra era

Todas reflejan un mismo estilo arquitectónico y escultural, que hablan de la presencia de un mismo grupo humano influyendo en cada una de ellas.

   

Rostros de la “Zona Olmeca”. Un negro, un blanco y dos asiáticos. Estamos demostrando lo que estamos afirmando, les presentamos a cuatro individuos de razas diferentes, clasificados como integrantes de la “Cultura Olmeca”, la sola observación de sus diferencias raciales nos indica claramente que sería hora de aceptar que esas regiones de México recibieron aportes culturales y raciales de otros continentes.

 

A la izquqierda: Cabeza Colosal Olmeca. Jugador de Pelota. Casi todas las Cabezas Gigantes Olmecas, son de individuos de Raza Negra. Probablemente fueran esclavos, a los cuales se los promovería, al igual que hacían los romanos con sus esclavos, los gladiadores. ¿De donde deducimos que probablemente fueran esclavos? Simple: el Barbado de Alvarado, tiene a su pies un individuo de raza negra, de rodillas, atado con cadenas. A la derecha:  escultura olmeca representando a una persona de raza negra.

 

Barbado entre Mayas. Museo Arqueológico de Campeche, México

A la izquierda un Cráneo de Cromagnon de 28 mil años de antiguedad, encontrado en Francia. A la derecha un craneo de Cromagnon de 2,5 mil años de antiguedad encontrado en las excavaciones en la Provincia de Santiago del Estero en la Década de 1930. ¿Cómo? ¿No es que no hubo blancos en América Precolombina?

El Legado Troyano

Posteriormente, tras la caída de estas primeras civilizaciones, surgieron otras que fueron sus sucesoras como la Cultura Mochica, sucesora de Chavín de Huántar y, luego la de los Paracas-Nazca, sucesora de los Mochicas

Todos reinos e imperios, conducidos con mano férrea y, muchas veces sanguinaria, por una minoría blanca. Luego, más de 2 mil años después vendrían los vikingos daneses, a levantar el Segundo Imperio sobre las ruinas de Tiwanaku, pero esa es otra historia que publicaremos.

Creemos que la reunión de evidencias (apenas la “punta del iceberg” hemos mostrado aquí), es contundente, desvastadora para que abandonemos de una vez por todas que la “Historia Oficial”.

Ahora tenemos por delante, detrás de este planteo el análisis de todo lo que nos resta, para terminar de redondear y conectar las ideas

Por eso, para aquellos que siguen interesados y no se han aburrido de nuestro trabajo, les solicitamos que visiten las partes restantes de esta Saga de los Troyanos en América Precolombina.

 

 

Alejandro Vega Ossorio

Director de la Comisión de Exploraciones Arqueológicas

JEMG

Orden del Cetro

 

Categories
Actualidad OC Nova Arqueología

Asiáticos en América Precolombina: en México y Perú

Kin Koje. Maya Lacandón (1973) comparado con una Máscara Olmeca perteneciente a la coleccion del Arqueologo Medellí Solis. (extraído del libro de Gonzalez Calderón)

La influencia asiática en América Precolombina es un hecho real, largamente ignorado por la Arqueología oficial.
La sola visita al Museo Arqueológico del Distrito Federal en México, o a los Museos de Sitios Arqueológicos como el de Palenque, La Venta, es un “paseo” a través de esculturas que son de estilo netamente asiático.

Desde los personajes “Olmecas” de indiscutibles rasgos asiáticos, hasta algunos manufacturados por los mayas, todos ellos reflejan la presencia de al menos una corriente migratoria que interactuo con los amerindios. Sin dejar de recordar, por supuesto, el mestizaje racial entre mayas lacandones (de la Selva Lacandona del estado de Chiapas) con chinos precolombinos y el parecido entre el dialecto maya Tzotzil hablado por lacandones y el dialecto chino de la zona del Rio Hoang Ho (Rio Amarillo) de China.

Este último hecho fue constatado por el Investigador Arqueológico mexicano Gonzalez Calderón en 1973, acompañando al Embajador de China Siong Sia Hue en su visita a la ciudad de Chamula, en Chiapas. El embajador, habló en dicho dialecto chino con Notables de los Mayas Lacandones de Chamula. Con cierta dificultad, pero se entendieron directamente, como pueden hablar entre si un brasilero y un argentino o un español y un portugues.

Vega Ossorio, de la Comisión de Exploraciones Arqueológicas de la Orden del Cetro, junto a dos Guías Mayas Lacandones, en el Sitio Arqueológico de Bonampak, Selva Lacandona de Chiapas, México

Luego de los trabajos del Investigador de primera línea Octavio Luis Gonzalez Calderón en sus dos libros “Arte Olmeca y Maya, la Influencia Asiática” y “Los Señores de Jade” que son una demostración cabal y contundente, seguir ignorando la presencia de pueblos asiáticos, es francamente autodeclararse un ignorante.

La obra de Gonzalez Calderón no sólo abarca una impresionante colección fotográfica de pruebas, sino también un importante Museo privado en la Ciudad de Coatzalcoalcos, Veracruz, México.

Chino. Compárelo con los Mayas Lacandones actuales y con las figurillas Olmecas de rasgos asiáticos

Por cortesía del personal del Museo Arqueológico de Coatzalcoalcos, reproducimos aquí algunas imágenes de dichas pruebas, además claro está de las que hemos coleccionado nosotros en nuestras visitas a al Museo Arqueológico del Distrito Federal en México.

Demás está decir, que no sólo el Museo de Coatzacoalcos contiene decenas de piezas sobre la influencia asiática, sino también de la influencia de pueblos blancos sobre el area Olmeca, tema que tratamos extensamente en “Troyanos en América Precolombina”.

Observe la posición de las manos de esta figurilla maya y los detalles de la vestimenta. ¿Influencia India? ¿Influencia China?

¿Un “Buda” en América Prehispánica?

Las figurillas de barro en pose de meditación, de la zona arqueológica de Lagartero, Estado de Chiapas (zona Maya), las cuales son exhibidas en el Museo de DF, Mexico, sin mayores explicaciones e ignorada, son de singular importancia y, contradicen a la arqueología oficial.

La llegada de grupos asiáticos por las costas del Pacífico Mexicano hasta la zona olmeca, trajo un despertar súbito e “inexplicable” en el arte escultórico. Una tecnología del tallado que lleva siglos refinar, “súbitamente” aparece en el area olmeca en pleno esplendor y desarrollo sin haber pasado por las “etapas previas”. Estamos hablando del arte de tallar jade, práctica común y muy anterior en China.

La única explicación es aceptar que el arte de tallar el jade (que comparten solo China y los pueblos mesoamericanos) fue importado a las Americas por inmigrantes provenientes de china. Además claro está que la técnica de fabricar papel, tan extendida en las culturas mesoamericanas, es prácticamente igual a la de china y japón antiguos.

 

Vestimenta de los “Budas” Mayas

Es así que estos inmigrantes chinos, se mezclaron Veracruz y Tabasco, con los amerindios preexistentes y los blancos y negros de la inmigración que había ocurrido en el 1.200 antes de nuestra era en lo que hoy llamamos “Cultura Olmeca” y que hemos detallado extensamente aqui.

Esta influencia pudo haberse repetido en el tiempo, con el viaje que en el año 458 de la era cristiana, Hui Seng un monje budista, realizó desde la costa norte de China y aprovechando la corriente cálida ecuatorial del Pacífico, pasando por Japón, las islas Buriles, las Aleutianas y por último California y México. El monje regreso a China en el año 499, es decir 41 años después y dio parte de sus viajes en la corte.

Habló de nuevas tierras, Fusang, un país exótico y tan alejado que algunos escritores lo consideraron mítico o fantasioso. Explico detalles curiosos sobre los nativos y como enseñaron el budismo a algunos de ellos y como empleaban una escritura que grababan en la corteza de la planta Fusang, un misterioso árbol que por la descripción dada bien podría tratarse de secuoya gigante, árbol capaz de vivir 1000 años.

Viaje verosímil, aunque discutido hoy en día. Pero dejando de lado las andanzas reales o supuestas de Hui Seng, es un hecho incontrastable la presencia de inmigrantes asiáticos en América precolombina.

 

Tara Blanca, Divinidad Budista, observe las posiciones de sus manos.
Buda con Swástika, Símbolo Solar Indoeuropeo. Hoy símbolo de la “buena suerte”, extendido y usado en toda asia, sin los prejuicios impuestos en occidente.
Representación de Buda. Observe la posición de sus manos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los “Budas” Mayas en su vitrina en el Museo Antropológico de DF, Mexico, junto a un “demonio” maya con un peculiar sombrero tipo “bombin”

 

 

En estas fotografías, comparación de tipos raciales chinos, contra Cabezas Olmeca
En la fila de arriba: muñecos chinos. En la de abajo: muñeco olmeca, que presenta los mismos agujeros laterales para insertar mechones de cabello a la usanza china

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Interesante pieza de la Cultura Olmeca, que en realidad fue una mezcla de culturas y de razas, unidas por la arqueología, en una alegre “melange”. Sus rasgos son asiáticos y es arte surrealista precolombino.

El rostro se repite en todos lados y, además, sale una figura “fantasmal” (¿pensamiento?) de la frente del personaje. Marcamos las sucesivas “bocas” y caras.
Aquí, se evidencian los diversos rostros integrados en esta pieza de arte surrealista. Se encuentra expuesta en el Museo Arqueológico del Distrito Federal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Prisionero de Guerra de los Mayas, de rasgos asiáticos, barba candado y bigote. Figurilla Maya de Terracota que muestra a un dignatario con barba y bigote, que obviamente no es de raza maya. 
Prisionero de Guerra de los Mayas, de rasgos asiáticos, barba candado y bigote. Museo de Sitio de Palenque, Chiapas, Veracruz. indica a las claras un encuentro entre ambas culturas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más esculturas Olmecas con rasgos Asiáticos. Todas del Museo de DF y el de Coatzalcoalcos, Mexico

 

 

 

 

 

Esculturas Totonacas con rasgos Asiáticos. Todas del Museo de DF y el de Jalapa, Mexico

 

¿Un Elefante en América Precolombina?

En la imagen anterior vemos un elefante en un Tocado Maya de Palenque, Chiapas, México. Los elefantes estaban extinguidos en América. El que se ve aqui, en el tocado, es un elefante de tipo asiático de colmillos y orejas cortas. Esto prueba que los Mayas sabían de la existencia de los elefantes, lo cual implica que al menos una vez hubo un contacto con gente proveniente del Asia. Este tipo de máscaras rituales con tocados representando elefantes son comunes en la India e incluso en China.

Creemos que las imágenes que estamos mostrando son lo suficientemente contundentes como para terminar con las dudas: hubo influencia asiática en América (al menos queda demostrado para México). Ya no es una cuestión racial, es decir si los rasgos son asiáticos o de amerindios, cuestión que puede estar sujeta a la subjetividad del observador.

Es una cuestión clara: aquí se ve una clara influencia cultural asiática La pose de meditación tan específica, en la figurita de barro de la zona arqueológica de Lagarteros, Chiapas, México, tan forzada, no puede ser un motivo artístico “espontáneo” que puede surgir en cualquier lugar y momento. O bien, hubo asiáticos, de religión budista incursionando en suelo mexicano en tiempos prehispánicos o, al menos hubo contactos comerciales (intercambio de mercancías) en las costas mexicanas del pacífico. O al menos un intento de transmitir la religión.

China: una potencia marítima

China fue una potencia marítima durante siglos, desde el punto de vista de la ingeniería naval, los barcos chinos del siglo III a. J.C. podían llegar muy bien a las costas de América. Se estima que se podían construir barcos de 6 a 8 metros de manga, 30 m. de eslora y de 50-60 toneladas de desplazamiento. Y esto alrededor de los años 221 a 206 a.c.

Para tener un punto de comparación, es bueno recordar que la Santa María, nave capitana de Colón, medía 34 metros de eslora y desplazaba casi 100 toneladas; la Pinta, 40 toneladas, y la Niña, de apenas 18 metros de eslora, era de 50 toneladas de desplazamiento. Pero esto, diecisiete siglos después. Joseph Needham, el reputado autor de “Science and Civilisation in China”, informa que el junco o shampan se usó en China desde el siglo X a.c., que se utilizó timón de popa desde el siglo I a.c.; que en los siglos V y VI ya existían barcos de rueda a paletas; en el siglo XIII China poseía juncos de tres palos para navegación de altura, y que entre 1100 y 1450 la flota oceánica china fue sin duda la mayor del mundo.

Pruebas Adicionales

Se han encontrado restos de naufragios de barcos chinos en las costas de Quiver (sur de Alaska) y anclas redondas de piedra de embarcaciones sacadas del fondos marino de Palos Verdes, una península a pocos kilómetros al sur de Los Ángeles, California. Se encontró manganeso sobre estas rocas indicando una larga inmersión en el fondo del océano, de entre 500 y 1000 años. En América no se usó jamás este tipo de piedra. Anclas Chinas en América

Monedas

Los primeros europeos que llegaron a las costas de la Columbia Británica (Canadá) comentaron que los indígenas tenían máscaras ceremoniales de madera, en algunas de las cuales los ojos estaban hechos con monedas (al parecer) chinas: monedas con un pequeño agujero en el centro. Pero esto es un indicio porque no hay descripciones gráficas al respecto.

Parecidos Linguisticos

El lenguaje es otro punto de afinidad. Hay similitud, entre palabras del chino y del maya. Una leyenda maya explica el origen de sus antepasados en una corriente migratoria de desconocidos que llegaron a Yucatán por el mar del Oeste. Se han encontrado semejanzas entre los dialectos mayas y la lengua china antigua. Mediante el método lingüístico contrastivo, que se emplea para comparar dos idiomas, se eligieron 100 palabras populares de cada lengua y se encontró que 22 son similares en la pronunciación, sobre todo con dialectos de China Suroeriental.

Cerámicas

A esto se suman otras evidencias, como las semejanzas entre las artesanías mayas y chinas. En la artesanía maya se reconoce un “estilo chino”, sobre todo en piezas encontradas en Campeche, muy similares a artesanías de la dinastía Tang. La toponimia peruana es otro dato decisivo y muy a tener en cuenta a la hora de poder afirmar que en tiempos precolombinos hubo una intensa relación entre China y Perú. Se han localizado 89 nombres peruanos que tienen un significado en chino, y también 118 nombres geográficos peruanos que tienen su equivalente en nombres geográficos chinos.

Forma de Calcular los Eclipses

Astrónomos chinos de la dinastía Han así como los antiguos mayas usaban exactamente los mismos complejos cálculos para dar aviso acerca de la posible ocurrencia de eclipses lunares o solares.

Leucemia asiática en momias precolombinas de Chile.

El retrovirus ha sido encontrado al estudiar 104 momias, de unos 1.200 o 1.500 años de antigüedad, preservadas en el desierto de Atacama, norte de Chile, bien conservadas gracias a la sequedad y al salitre de los terrenos. En dos de las momias se pudieron obtener muestras de ADN de la médula ósea y las secuencias coinciden perfectamente con las del virus tipo HTLV-1, que actualmente infecta a los japoneses. Este hallazgo confirma que estos virus, originarios de Asia, llegaron a América antes de que lo hicieran los españoles. También se han encontrado anticuerpos entre indios mapuche de Chile contemporáneos.

Sistema de Memorización a Bases de Cordones y Nudos

Los cordones anudados, “schatzu”, es un antiquísimo sistema chino de anudar cordones mucho antes de que entre ellos se conociera la escritura: colocaban nudos a cierta distancia, utilizando colores diferentes y mediante precisas convenciones se creaba un código de señales que sustituían formas de contar y de escribir. Lo sorprendente es que igual sistema se encontró entre los incas, tan evolucionado que servía de registro público para los anales y las cuentas del Estado, las observaciones astronómicas, los tributos e impuestos, e incluso como medio de comunicación, puesto que servía para transmitir, a largas distancias, noticias y mensajes.
Entre los incas se llamó quipus o quipos, y entre los chinos se llamó el método qi pui, “memorizar a espalda.

Influencia China en Perú

El siguiente texto fue extraido de: https://elcomercio.pe/mundo/actualidad/china-restos-demostrarian-pasado-ligado-peru-182863

Desde hace dos décadas, los investigadores chinos Song Baozhong y Wang Dayou estudian los contactos entre la antigua China y la América precolombina. En el 2006 recorrieron el PerúEcuador Bolivia, tras los pasos de lo que se conoce como el “viaje de los Yin hacia el este”. De acuerdo con sus hipótesis, los antiguos peruanos tendrían origen chino.

La última capital de la dinastía Shang estuvo ubicada en la ciudad de Yin. Fue allí donde el reinado alcanzó su apogeo, pero también su ocaso. Este período se conoce como Shang-Yin. Según antiguos libros chinos, cuando la dinastía colapsó, un desencantado príncipe Yin, que rechazó ceder el poder a sus enemigos, partió de China con su ejército y se dirigió hacia el este.

Los expertos chinos afirman que los clanes que dieron forma a las culturas de México y el Perú son descendientes directos de los Yin. La última etapa de la dinastía Shang coincide cronológicamente con la primera etapa de la cultura Chavín. Desde entonces, los intercambios podrían haber sido más frecuentes y en distintas épocas.

DINASTÍA MADRE

En 1999, el arqueólogo Tang hizo historia cuando descubrió vestigios de una antigua ciudad amurallada de la dinastía Shang (1600 a.C – 1046 a.C) en la provincia de Henan. No solo es la primera dinastía china cuya existencia está comprobada con hallazgos arqueológicos, sino que además es considerada la cuna de la civilización china.

“La historia de la escritura en China se inicia en la dinastía Shang. Los huesos oraculares son evidencia científica de que se trata de uno de los sistemas de escritura más antiguos del mundo”, explica el experto. Estas inscripciones se hicieron sobre caparazones de tortugas y huesos de animales, en ocasiones con un pincel.

A través de los huesos oraculares se ha podido conocer la genealogía real completa de la dinastía Shang, así como sus creencias y organización social. “El culto a los ancestros, el concepto de familia y los ritos son de esa época”, señala Tang. El bronce estaba destinado a vasijas ceremoniales y armas.

(Patricia Castro)
Esta es la representación de Taotie en una máscara de bronce de la cultura china Sanxingdui, una civilización poco estudiada. (Foto: Patricia Castro)

Según el arqueólogo, la estructura arquitectónica llamada ‘siheyuan’, compuesta por un patio rodeado por cuatro edificios, y que perduró hasta el siglo pasado, aparece en la dinastía Shang. En el sitio arqueológico de Yinxu –donde habitaba el grupo Yin– se han encontrado tumbas y palacios que son prototipos de la arquitectura china.

“Mataron a mucha gente y esa fue una de las razones de su fin. Hacían sacrificios humanos para honrar a sus ancestros. Las víctimas podían ser de buena posición social o esclavos. Pero también secuestraban a campesinos para sacrificarlos. Hemos encontrado muchos cuerpos sin cabeza”, cuenta el arqueólogo.

(Patricia Castro)
Felino antropomorfizado en cobre de la cultura Mochica.

EXTRAÑAS COINCIDENCIAS
A principios del 2014, durante una visita académica, un profesor de la Universidad de Stanford le mostró piezas de la cultura Chavín. Tang reconoció ciertas similitudes con la dinastía Shang. “Aunque hasta aquí no podemos concluir que los Yin cruzaron el océano rumbo a Mesoamérica. Aún estamos lejos de ese punto”, sostiene.

Contemporánea a la dinastía Shang floreció la cultura Sanxingdui, en la provincia de Sichuan, considerada una misteriosa civilización que no aparece documentada en los antiguos libros chinos. Hallazgos como grandes máscaras cubiertas de láminas de oro y cabezas de bronce son hasta hoy un enigma para los especialistas.

Un motivo que aparece en las vasijas de bronce de la época Yin (dinastía Shang) y en las máscaras de Sanxingdui es el Taotie, una mezcla de dragón y felino, con ojos protuberantes, marcadas ventanas nasales, colmillos, cuernos y garras. Suele estar representado con un cuerpo y dos cabezas que pueden ser de dragón, fénix o serpiente.

Se trata de un ogro de la mitología china, uno de los 9 o 14 hijos del dragón. Su nombre se debe a su voraz apetito. Es un tótem protector que está ligado a un contexto religioso o de guerra, ya que se registra en piezas o herramientas que cumplen estas funciones. Simboliza la valentía, la agresividad y la fuerza.

Para Song Wang, este elemento chino está presente en cerámicas y esculturas preincaicas, siempre de carácter religioso o guerrero. El felino de la iconografía Chavín es en realidad la representación de Taotie, que además aparece en un pectoral de oro y en la Estela de Raimondi, afirman convencidos.

Estas y otras representaciones –según los estudiosos chinos– se extienden a las culturas MochicaNascaParacas y hasta los incas, donde además es posible reconocer antiguos caracteres chinos en ceramios, artefactos, túnicas, tapices y geoglifos. En todos los casos, los trazos están dispuestos y vinculados al concepto de poder.

“Hemos llegado al punto de que es necesario hacer estudios científicos. Propongo comparar el ADN de restos de la dinastía Shang con los de la cultura Chavín o posteriores. Podemos mandar las muestras a laboratorios en EE.UU. Canadá. Solamente con estas pruebas confirmaríamos un pasado compartido”, plantea Tang.

 

Alejandro Vega Ossorio

JEMG

Orden del Cetro