Categories
Nova Arqueología

Blancos en America Precolombina. Fundamentos Fotograficos

Tras el Resumen de esta Investigación, vista en la Parte II, en el cual bosquejamos la historia de las corrientes civilizadoras más importantes que influyeron en América Precolombina que fueron las Culturas Solutrense, Megalítica, Troyana, Celta, Vikinga y las incursiones de los Templarios en busca de plata (y, quizás bases lejanas y seguras para sus actividades), plantearemos las Premisas Fundamentales que guiaron nuestro trabajo.

Arriba: Terracota del sitio Maya de Largartero, Chiapas en el Museo Arqueológico de Distrito Federal, México.  ¿A usted le parece que este barbudo de rasgos blancos es un “maya”? 

Arriba: Blanco, muy rubio, sometiendo a amerindia en Huaco de la Cultura Mochica. Observe como el artista ha querido distinguir el color de los cabellos y de la piel de ambos personajes.

Combate entre Amerindios y Blancos en un  Huaco de la Cultura Paracas. El autor distinguió claramente el color de las pieles de ambos.

 

Barbados  de los Muros de Tiwanaku, Bolivia.

Uno de los monolitos barbados de Tiwanaku

 

“Orejón” Dignatario blanco con sus bigotes de Tiawanaku. Derecha: Individuo blanco en cerámica de Tiwanaku. Museo de Sitio. Bolivia

Básicamente sostenemos que:

Hubo muchas corrientes migratorias blancas sobre América. Una de las más importantes es la que llegó a la zona Olmeca en México en 1200 antes de nuestra era, proveniente de las conmociones en el mediterráneo que produjo la guerra de Troya. Dicha corriente que recaló en México, tras pasar por Cnarias,luego se expandió hacia el sur, a Palo Alto, Guatemala. De Allí a San Agustín, Colombia y de ahí a Chavín de Huantar (Perú). De Chavín de Huantar se originarán los Mochicas (Perú) y de ellos los sanguinarios Paracas y Nazcas. Al par que ocuparían también la abandonada Tiwanaku, construida varios miles de años antes.

1) Hubo contactos con pueblos europeos, africanos y asiáticos en America Precolombina y lo demostraremos.

2) Ningún pueblo es absolutamente “puro” y “autóctono”. Todos son mezclas de razas y culturas.

3) Suponer que culturas provenientes del otro lado del Atlántico o del Pacífico “lo hicieron todo” o que los amerindios “crearon” todo, es una falacia. Todo fue el resultado de la fusión de culturas.

4) Aceptar que hubo blancos, asiáticos y negros en toda la América Precolombina, no implica “disminuir” en capacidades y destrezas a los “Amerindios” actuales, ni la supremacía de alguna raza sobre otra.

5) Dicho sea de paso, los “Amerindios” fueron “inmigrantes” (o sea invasores) en América provenientes de Asia (según las teorías vigentes), al igual que los otros “invasores”: Blancos y Asiáticos provenientes de Eurasia y del Norte de Africa.

6) Terminemos con la cantinela política de los “pueblos originarios”. Amerindios, asiaticos, negros, blancos, vinieron de otros continentes. Todos fueron en algún momento o “inmigrantes” o “invasores” .

Dejaremos de lado las migraciones de los pueblos blancos megalíticos, seguidores del “Dios Sol”. Hacia el 2.500 a.C más de 1000 años antes de la Inmigración Troyana sobre América Precolombina, Pueblos Megalíticos Europeos, cruzaron el Atlántico en varias oportunidades, como fuera demostrado por Jay Wakefield y Reinoud de Jonge en el libro “How the SunGod Reached America”.

Monumentos como Stohenengen son Monumentos Megalíticos al descubrimiento de América. Las Ruinas Megalíticas están extendidas en toda América. Hablaremos aqui de las inmigraciones posteriores, de las que ya hablaron de De Mahieu, Louis Kevran y otros grandes pensadores.

 

 

Es un Dignatario Olmeca Blanco y Barbado de la Cultura Olmeca, Sitio de San Lorenzo, quien tiene de rodillas y maniatado a un personaje negro (en la cara reversa de la escultura , posiblemente un esclavo. Museo de DF.

Barbado blanco del Sitio Arqueológico de La Venta (el original está en el Museo de Tabasco), en la Zona Olmeca donde se produjo un cruce de razas muy
importante: blancos, asiáticos, negros y amerindios.  

Barbudo de El Tajín, Zona arqueológica Totonaca, cerca de la ciudad de Papantla, Veracruz. Compárelo con los “Voladores de Papantla”, de la Cultura Totonaca actual y verá que son racialmente distintos.

Guerrero Blanco y Barbudo de la Ciudad Maya de Chichen Itza, Yucatán, México. Observe detalladamente al individuo, con su barba, sus bigotes y rasgos que nada tienen que ver con los de un amerindio Maya.

Verdadero hombre de raza Maya. Extraido de una Estela en la Ciudad Maya de Palenque, México ¿Le parece que este Dignatario Maya tiene algo que ver con el Guerrero, Barbado de rasgos europeos de Chichen Itzá? La obvia compartoria, nos muestra que el Barbado de Chichen Itza no es un amerindio Maya

 

Los Blancos que dominaron las Culturas Chavín de Huántar. Mochica, Paracas y Nazca, sucesivamente

Los dirigentes Blancos de Paracas y Nazca son descendientes de los Blancos Mochicas y estos de los Blancos de Chavín de Huántar. Chavín de Huántar fue una cultura conectada a la de San Agustín en Colombia y, a su vez, ésta estuvo conectada a Palo Alto en Guatemala y a la Zona “Olmeca” en México. La corriente migratoria de los pueblos blancos, que arribaron hacia el 1200 antes de nuestra era, alcanzó toda América.

 

Huaco Mochica con barba y bigote. Los bigotes han sido resaltados en amarillo por el artista moche.

Huacos Mochica: el individuo de la izquierda tiene claramente rasgos de raza blanca.

¡ Y también hubo negros en el Perú Preincaico, No solo Blancos y Amerindios!

Huaco Mochica} (Perú) con Cabeza de una persona negra

 

El Patético Caso de “Americanizar” las Momias

Nosotros, hemos ampliado las teorías de nuestros predecesores, investigando otros lugares no previstos por ellos y, hemos aportado más cantidad de pruebas e ilustraciones que sustentan sus teorías. Además, contamos con el aporte de decenas de colaboradores que nos hacen llegar sus fotografías de pruebas que no son de dominio público o se encuentran convenientemente “silenciadas”.

Tal es el claro caso de muchas tal es el claro caso de muchas momias rubias o con barba y bigote, de Paracas en Perú, que son pintadas (literalmente) con barnices oscuros para disimular sus pieles blancas, como el caso de esta cabeza monificada  en el Museo “Alas Peruanas”.

Se trata de un individuo de raza blanca, con barba y bigotes rojizos.

Así quedó: LA MOMIA BLANCA DEL MUSEO “ALAS PERUANAS” DESPUES QUE LA BARNIZARAN PARA QUE PAREZCA “MAS PERUANA”

   

A la Izquierda y centro, vemos como era la momia en su estado original. Fue barnizada, para que pareciera “más peruana”. A la derecha, el tristísimo resultado. Las directivas muchas veces responden a políticas de estado que nada tienen que ver con la verdad histórica y sólo sirven a los intereses del manda más de turno.

¡Así quedó con la “amerización” a la que fue sometida! Y, esto se hace sistemáticamente con todo. ¿Patético no? Pero, no se sorprenda es parte de lo que ocurre en todos lados: negar el aporte de otras culturas que no hayan sido las supuestas “originales” por cuestiones políticas.

Troyanos en América: El Patético Caso de Caral. Encubrimiento Político

Otro caso patético es el de Caral (Perú) en el que los mismos amerindios dicen que “el lugar fue construido por gigantes blancos” y, donde se ocultan sistemáticamente los simbolismos indoeuropeos como las swásticas para “hacer más peruano el lugar”. Es hilarante, como si por disimular la influencia de blancos precolombinos una nación como la peruana dejara de ser importante por sus logros.

Tan ridículo como que los egipcios actuales (mezcla de varios pueblos y culturas) tratan de ignorar como si no fuera evidente los cabellos rubios de Momias como la del mismísimo Faraón Rameses II, o pelirrojas como la de Hasheput o … y, ¡hay tantos ejemplos!

  

Cabellos Rubios en la Momia del Faraón Ramses II. Cabellos Pelirrojos en la Momia de la Faraona Hasheput. Momia Rubia Egipcia Predinástica de alrededor del 3.300 a.C.

Es tan indignante el caso de Caral que han hecho una “reconstruccion forense” de un “habitante de Caral” y decidieron que el color de piel debía ser cobrizo… ¿de dónde sacaron tamaño dislate?LA ASIGNACION DEL COLOR DE PIEL, OJOS Y CABELLO A PARTIR DE UN ESQUELETO ES TOTALMENTE ARBITRARIA Y NO TIENE FUNDAMENTO. Debemos tener cuidado con este tipo de “reconstrucciones”, porque tendemos a aceptarlas y a pensar que así eran las personas de tal o cual lugar, CUANDO EN REALIDAD SE TRATA DE UNA SIMPLE MANIPULACION POR DECISION POLITICA.

 

 

Izquierda: temeraria Reconstrucción del “Hombre de Caral”, según el Museo de Sitio. La realizaron en base a una osamenta encontrada en la más antigua ciudad Peruana: Caral (civilización que habría comenzado en el 2.900 a.C). “El escultor Edilberto Mérida, con el apoyo de especialistas de la Policía, ha reconstruido a un hombre de 1,70 m. en base a fibra de vidrio, similar a lo que se hizo con el Señor de Sipán”, agregó Guillergua, vocero de Prensa del Proyecto Caral.

Derecha: supuesto habitante joven de Caral. Museo de Sitio de Caral. Construidos a partir de la imaginación absoluta. La respuesta “usual” es que: “se dedujo en base a los pobladores actuales” ¿Pasaron más de 4.000 años y hacen esta comparación?. Totalmente ridícula la afirmación. Otro ejemplo de la política de “para que parezca más peruano”

Nosotros nos preguntamos:¿De dónde dedujeron que el “Hombre de Caral” tuvo la piel cobriza y el cabello negro y los ojos castaños? ¿De un esqueleto? Esto es tan temerario como el color arbitrario que le otorgan a la piel de los dinosaurios.

Resultado de imagen para muñecos blancos de caral

Muñecos blancos con pelucas (?) rubias y pelirrojas de Caral. ¿Cual era el sentido de pelucas rubias y pelirrojas?

 

Los “Debates” no tienen sentido cuando explotan las pruebas en la cara

Más sorprendente aún, es que hoy en día se sigue discutiendo si europeos y asiáticos vinieron o no a América Precolombina como si esto fuera practicamente imposible por la envergadura de los mares y dificultades a pasar. Este “Debate” parece razonable, pero muy incoherente, porque por otro lado se enseña, en las escuelas primarias incluso, que América fue poblada por corrientes migratorias que vinieron por Alaska desde el Asia (!) varios miles de años atras, a través de gigantescos glaciares

 

 

Momia Rubia de un enterramiento cercano a las Líneas de Nazca (2010), justo al lado de una de cabello oscuro

¡Y esto nos parece de lo “más normal” y “natural”, aunque es una hazaña mucho más increíble! Seamos coherentes: si nos parece de lo más “creíble” y “normal” que grupos de hombres de la “edad de piedra” crucen continentes enteros, más natural debería parecernos que crucen en barcos el Atlántico o el Pacífico, personas de culturas más adelantadas tecnológicamente, de edades históricas varios miles de años más recientes, que simples hombres de la “Edad de Piedra”.

Entonces, ¿por qué nos parece “descabellado” que varios miles de años después llegaran europeos y  asiáticos antes que Colón?

Nos parece “descabellado” porque asi lo han dispuesto las sucesivas catervas de politicos y demagogos que determinan las politicas educativas de los países latinoamericanos. No vaya a ser que se sepa que algunos europeos o asiáticos o incluso egipcios u otras culturas comerciaron o contribuyeron a formar las culturas “autóctonas” que estaban aqui (qu e de “autóctonas” no tenían nada por cuanto a su vez vinieron del Asia por el Estrecho de Berhing.

Vade Retro Satanas! No ahondemos en el tema, a ver si se enoja algun grupo de votantes… En contraposicion a esta “contrainformacion” (informar desinformando) a la
que nos someten los tiranuelos y los intelectualoides de turno, nos dedicaremos a fundamentarlas.

No dejamos de tener en cuenta en este trabajo que, tambien hubo otras corrientes culturales importantísimas que han llegado aquí antes que Colón tales como las de los chinos en el Sur de México y en Perú, fenicios (¿costas del Brasil e incluso Bolivia?), egipcios (a la zona de los grandes lago en busca de cobre), Indios y australoides (¿a través del Pacífico?), e incluso griegos y romanos (de acuerdo a la interpretacion de ciertos mapas y relatos antiguos y alguna que otra evidencia encontrada) etc.

En cuanto a estas incursiones, algunas fundamentadas y otras probables, haremos someras descripciones y/o menciones, puesto que existen muy pocos datos al momento y, dejaron poca influencia, como para poder documentarla fehacientemente.

Ya en tiempos cercanos al “Viaje de Descubrimiento” de ese gran maestro de la mentira y la intriga palaciega que fue Colón, hubo muchas incursiones como las de los balleneros y pescadores de bacalao vascos, bretones y portugueses, conocidas perfectamente por las Coronas de Portugal y Francia, pero que no han dejado “marcas civilizatorias” trascendentes como para que importen en nuestro trabajo.

En cada uno de las partes de nuestro trabajo, fundamentamos fotográficamente lo mejor y más cuidadosamente posible cada una de nuestras afirmaciones, dejando en claro que algunas de ellas pueden ser arriesgadas, pero que son planteadas como “disparadores” para ulteriores investigaciones.

 

Cabeza Gigante de Guatemala. La Primera Oleada Blanca en el Continete Americano: la dispersión troyana. Mostraba rasgos blancos muy contundentes Los ojos están cerrados y su tamaño era enorme, como se puede deducir por el automóvi. La foto de 1940 fue tomada por el dueño de la finca cercana a Monte Alto, en Guatemala, en donde se encontraba. Desafortunadamente, fue destruida al intentar removerla para venderla. La Cultura de Monte Alto es Premaya y Preolmeca y presenta rasgos muy distintivos como por ejemplo utilizar piedra magnética para sus monumentos.

Cabeza Barbada de la Isla de Pascua. El mismo tipo racial de las Cabezas de Guatemala

 

¿Y que me dice de la comparación de formatos de orejas entre la anterior Cabeza Colosal de Palo Alto y el Moais anterior?

Orejas y perfiles de los Colosos de Pascua con las Cabezas Gigantes de Guatemala. El Estilo es idéntico

Cabeza Gigante Bajo el Aguda del Lago Traful, Argentina

Cabeza Gigante sumergida en el Lago Traful, Patagonia, Argentina. Por supuesto, ignorada por el Gobierno de ese país. Descubierta por el Buzo de Profundidad, Paul Gonzalez, cubierta de plantas acuáticas.

La Imaginaria “Cultura Olmeca”

Lo que se conoce como “Cultura Olmeca” es en realidad una “ensalada” hecha por la arqueología oficial, donde han mezclado pueblos que nada tenian que ver entre sí como blancos, negros y asiáticos.

Ni siquiera tuvieron algo que ver entre sí en la cronología de arribo a las Américas. Todo esta confusión se dio porque coincidieron en la región geográfica y en la falta de marcos explicativos coherentes. Lo que si está claro es que los negros arribados al continente estaban sujetos o sometidos por los “olmecas blancos” como demuestran las esculturas.

Les presentamos a individuos de razas diferentes, clasificados como integrantes de la “Cultura Olmeca”, la sola observación de sus diferencias nos indica claramente que sería hora de aceptar que esas regiones de México recibieron aportes culturales de distintas razas en el tiempo.

  

Blancos Clasificados como “Olmecas”. Arribaron hacia el 1,200 A.C. Durante la gran diáspora de pueblos que implicó el final de la Gran Guerra de Troya.

 

Asiáticos clasificados como “Olmecas”: Arribaron hacia el 100 a.C a México

Negros clasificados como “Olmecas”: Arribaron posiblemente como esclavos de los “blancos Olmecas”. Eso se deduce de la actitud de sumisión (y las cadenas) de esta imagen 

La Conexión Continental entre los Grupos de Blancos

La Conexión entre blancos barbados Olmecas (México) y los de San Agustín (Colombia), Tiwanaku (Bolivia) y Mulchen (Chile). Todos ellos usaron el mismo tipo de Vestimentas y en el caso de México, Guatemala y Bolivia, la costumbre de realizar “Escaras” (surcos) en el rosto y el alargamiento de Orejas.

 

Izquierda: Barbado Olmeca con Escaras Faciales. Derecha: Orejón (dignatario) conocido como “Señor de los Patos” de Huaco de Tiwanaku, Bolivia. Observe las escaras sobre el rostro. Los aros en las orejas (dignatario), las escaras son costumbres de toda america por intercambio cultural. Observe la nariz del Señor de los Patos, claramente no es amerindia.

 

 Izquierda: barbado a la entrada de las Ruinas de San Agustín en Colombia. Derecha: barbado Olmeca (Cabecita de terracota de la Colección del Museo de Coatzalcoalcos, Veracruz, México). Ambas portan un gorro frigio, a la usanza troyana (1.200 a.C.)

De estas simples comparaciones, surge como más que evidente la existencia de una poderosa corriente migratoria blanca en América Precolombina, que se estableció en México y de allí comenzó su expansión hacia el Sur, hasta llegar a Tiwanaku (Bolivia) e incluso a Chile y Argentina.

  

Sostenemos que, nada hay más falso, anticuado y poco documentado como las “historias oficiales” sobre el surgimiento de Argentina y de otros países latinoamericanos. La falta de erudición, la vagancia extrema de no actualizarse y documentarse y, por último, el populismo y demagogia insensatos de los diversos gobiernos, rebajando cada vez más la educación popular, con el solo fin de perpetuarse en el poder para seguir saqueando las arcas públicas, hacen que se oculte o se niegue abiertamente, la poderosa influencia de pueblos extracontinentales como europeos, asiáticos y africanos, entre los que se cuentan nórdicos, celtas, troyanos, chinos, Guanches, etc, en el desarrollo de las culturas de América.

Barbado de Tafí del Valle, Provincia de Tucumán, Argentina

En el Parque Provincial de Menhires “El Mollar” cercano a la localidad de Tafí del Valle, Provincia de Tucumán, se encuentra un menhir con un Barbado fácilmente reconocible sobre todo por contrastado de la imágen. En este mismo lugar s eencuentra decenas de mehires con forma peniforme e incluso guerreros con casco vikingo y hasta el dios Thor.

El Guerrero con Casco Vikingo en Tucumán, Argentina

  

Arriba el autor, Vega Ossorio, junto al menhir del Parque Provincial de Menhires de la Provincia de Tucumán, Argentina.

El autor demuestra que el casco es de origen vikingo por contrastado fotográfico de las líneas de tallado de la piedra, surge a las claras la cabeza de un Soldado, con Casco de Guerra, que incluye protectores de naríz, mejillas y orejas.  Compare esta talla en piedra con esta otra talla en marfil de una torre de ajedrez vikingo, a la derecha. . Huelgan las explicaciones. Se acabó el “misterio”Tafí del Valle, Tucumán, Argentina. Tucumán,  fue una encrucijada militar del Imperio de Tiwanaku. Este mismo tipo de casco ostentaban los guerreros de la cultura Mochica, antecesora de los incas)

Guerrero Mochica, con casco de guerra de tipo vikingo

 

El Espectacular descubrimiento del Dios Thor en la Provincia de Tucumán, Argentina

    

Menhir en el Parque Provincial de Menhires de Tafí del Valle, Tucumán, Argentina, por parte del autor Vega Ossorio del Dios Thor. a la derecha el contrastado de la imágen. Para comparar: la imagen de la derecha es el Dios Thor con su tipico casco cónico y su martillo. Bronce de 6.4 cm, 1000 D.C. Akureyri en Islandia. Compárelo con la figura extraida del Menhir de Tucumán. Misma posición: casco cónico, barba, bigote, manos cruzadas sobre el Martillo Moljnir.

Resultado de imagen para Jacques de Mahieu, Odín y Sleipnir

Afiche de cuando anunciamos el descubrimiento en 2010

 

Descubrimiento de Jacques de Mahieu en Tucumán, Argentina

Por su parte en la década del 70, Jacques de Mahieu en una de sus tantas exploraciones arqueológicas, descuhbrió lo que se ha denominado como Piedra de Medina, en las cercanías de la misma Sierra. Dicha Piedra de Medina contiene un  texto rúnico que, según el equipo de runólogos de de Mahieu  dice: “2 días a lo de Sven”. Fue dada a conocer por el Documentalista Hector Buela, quien ha sido el preservador de la Obra del Gran Maestro De Mahieu

 

Prueba Fundamental de la Presencia de Troyanos en Sudamérica: los Torteros o Fusaiolas de Santiago del Estero, Argentina.

Los diseños son exactamente iguales y aqui no pueden decir “esto es arquetípico”. Pueden darse creaciones “parecidas”, no iguales y menos que menos cuando cientos de motivos son iguales. Exactamente Iguales

 

Fila 1: Torteros de Santiago del Estero, Argentina. Del Museo Wagner de Arqueología de la Ciudad de Santiago del Estero, Argentina. Encontrados junto a otras 75 mil piezas por el Arqueólogo Wagner en lo que el denominó Cultura Chaco-Santiagueña. Fila 2: Torteros de Troya (de la coleción de Schlieman, descubridor de Troya).

Megaliticos, Troyanos, Fenicios, Sumerios, Chinos, Vikingos, Egipcios, Polinesios, Celtas, Africanos, han estado por tierras americanas, antes que Colón diera a conocer a la luz pública el conocimiento de las Américas, que solo estaba reservado para reyes y corporaciones muy poderosas, como las de los Templarios y Gremios Marítimos o Mercantiles.

 

Veamos otro ejemplo de la fuerte influencia Indoeuropea en América Precolombina:

La Bandera del Pueblo Amerindio Mapuche de Chile y Argentina, que declara su constante oposicion y odio hacia el blanco, utiliza como uno de sus símbolos más sagrados el Kultrum (cosmogonía Mapuche), que inclusa ha colocado en su insignia. Pues bien, nosotros hemos descubierto que tal Símbolo, el Kultrum es UN SIMBOLO INDOEUROPEO DE LARGA DATA, concretamente se lo encuentra en la Cerámica Griega del Período Geométrico 😛  ¿Irónico no? Pero es así. Los dirigentes políticos de dicho pueblo o son muy ignorantes o lo saben y lo callan.

Cerámico Griego del Período Geométrico (900 antes de Cristo). 

  

Observe cuidadosamente el Símbolo, que ahora ampliamos aquí. ¿No le resulta familiar este Símbolo? No? Sin embargo, usted lo conoce: ESTA EN LA BANDERA MAPUCHE. Este pueblo enarbola una bandera en Argentina y Chile como reivindicación contra el blanco y porta un antiguo símbolo indoeuropeo. Toda una ironía…

Esta es la representación más usual y actual del Kultrun Mapuche, presente en la Bandera. Con dos Soles de 5 patas (para evitar mención a la swática, considerada “pecaminosa” por la dirigencia “progre” en Argentina), Venus (la estrella) y la Luna Creciente.

  

Arriba las dos primeras imágenes nos muestran  otras representaciones del Kultrun Mapuche, más antiguas y tradicionales, de antes que la dirigencia política las “aggiornara”. Símbolo Cosmogónico de este Pueblo amerindio, que es en realidad un Símbolo Indoeuropeo muy antiguo, aunque los Mapuche (pueblo amerindio de Chile y Argentina) lo ignoren. Observe en estas representaciones las 4 Swásticas del tipo Lauburu Invertido (símbolos solares). A la derecha: Lauburu, Swastika, en España, para comparar. Lauburu es el nombre que recibe en euskera (vasco) la swástica, frecuente en todo el mundo. Es un símbolo indoeuropeo del Neolítico, que fue usado por el Partido Nacional Socialista Alemán. Símbolo solar portado por todas las grandes migraciones que llegaron a Africa (Egipto), extremo oriente y hasta américa.

 

La Presencia de Swastikas y Triskeles en las América es una muestra de la fuerte influencia Indoeuropea

Existen diversas interpretaciones de la Swástika. Para nosotros, es una rueda, pergeniada a partir del propio movimiento de las estrellas circunpolares: en la cual, tomando a la estrella Thuban, como centro del eje entre la Osa Mayor y la Osa Menor, se generan las aspas de esta Rueda Cósmica. Demás está decir que Thuban ha sido estrella circunpolar y es estrella de otra constelacion Mítica (la constelación del Dragón).

La raíz Swasti significa literalmente Bienestar. El significado etimológico de la Esvástica es una palabra derivada y perteneciente al idioma Sánscrito Hindú, procede del término Swasti (o Su Asti), formado por la reunión del adverbio Su (“Bien” o “Bueno”) y del verbo As como tercera persona del singular del presente indicativo: Asti (“Ello es”) La palabra svástica significaba “conductivo al bien-estar”.

También a la Esvástica se la conoce bajo la denominación de Cruz Gammada pues su representación gráfica “tiene cuatro brazos acodados como la letra gamma del alfabeto griego”

 

 

 

 

 

 

 

 

Swástica de un medallón de la Cultura Alamito, Provincia de Catamarca, Argentina. Además esta representada con 2 serpientes de doble cabeza, clásico símbolo indoeuropeo. ¿Casualidad? Si, claro… Museo Arqueológico de Sgo del Estero, Argentina

Swástika. Plato Cerámico Comechingón. Museo Arqueológico de Santiago del Estero, Argentina

Swástika. Cultura Pima. 

Triskel. Otro importante símbolo solar indoeuropeo. Encontrado aqui en un plato cerámico Comechingón. Museo Arqueológico de Santiago del Estero, Argentina. (1.000 a.c)

Triskel. Símbolo Solar Indoeuropeo. Cerámico de la Cultura Huari (Los Huari fueron aliados de los Tiwanakotas)

Los Triskeles se encuentran en Banderas como la de Sicilia o de la Isla de Mann

 

Los pueblos que emigraron hacia las Américas, luego de la gran conmoción que produjera la Guerra de Troya (1200 a.C) eran Pueblos Blancos motorizados por la codicia en la mayoría de los casos y, en otros por los deseos de independencia o aún más por escapar de matanzas y saqueos, fueron considerados algunos como”Dioses” civilizadores de los indígenas que integraron los Imperios Aztecas, Mayas e Inca. Dichos amerindios, fueron conducidos en algunos casos, con mano férrea y muchas veces sanguinaria, por minorías exógenas que los “organizaron” y “civilizaron” en algunos casos y, en otros casos, que simplemente intercambiaron bienes y cultura influenciadolos.

En vano los indígenas quisieron ver el “retorno” de sus “Dioses Civilizadores” en las Hordas Sedientas de Oro de los Conquistadoras Españoles, Portugueses, Franceses y Británicos. Los Conquistadores hispanos por ejemplo, aprovecharon esas leyendas y, fundamentalmente, el descontento de multitudes de razas indígenas, sojuzgadas por los descendientes de los blancos que ya estaban allí desde antes, para hacer tambalear esos imperios y someterlos por completo.

El Imperio Inga: El Imperio de los “Descendientes”

No nos engañemos: ni Pizarro, Almagro ni Cortés hubieran podido conquistar tan poderosos imperios, si no hubiera sido porque estos imperios ya estaban en decadencia y tambaleando desde sus cimientos por su propia corrupción y podredumbre. Siempre que hay poder y hay riquezas aparecerán, tarde o temprano, las semillas de la destrucción: avaricia y corrupción. Miles de indígenas de etnias sojuzgadas se plegaron a quienes parecían los “Nuevos Dioses” y los ayudararon integrando sus huestes, creyendo que tal vez así, volverían las “épocas doradas” (que en realidad nunca habían existido).

Todo un vano intento que terminó postrándolos en manos de  la Tiranía de los Conquistadores Españoles. Tiranía que además fue acompañada en la mayoría de los casos por la barbarie religiosa de la Santa Inquisición y un plan de transculturización y dominio para fines comerciales.

Pero no se equivoque: la Nobleza Incaica no sucumbió al poder español, por el contrario se amañó en la Nobleza Colonial, siendo reconocidos sus señorazgos como si de “un acuerdo de familia se tratara”. Los españoles lograron un rápido y férreo dominio gracias al apoyo de esta nobleza incaica, deseosa de no perder sus riquezas e influencias. Simple: eran blancos y entre blancos “se arreglaron”

¿En qué nos basamos para afirmar que había etnias “no amerindias “, “extranjeras” conviviendo en algunos casos y, en otros, dominando a miles y miles de amerindios?

En multitud de indicios y pistas que, por separado, son solo eso “pistas o indicios”, pero que tomadas en conjunto adquieren un peso tremendo, que obliga a aceptar que hubo “extranjeros” en el continente americano, antes del arribo de los españoles.

Es bien sabido, por ejemplo, que hacia 1570 el Virrey del Perú, Don Francisco Toledo quiso demostrar que la Nobleza Incaica era “extranjera” y que había “sometido a la esclavitud” a los indígenas y, que por eso, era “lícito” que los españoles vinieran a “liberarlos de la opresión” para “civilizarlos” y evangelizarlos…

A ver, detengámonos un momento… ¿leyeron lo que dijimos?:

El Virrey Toledo queria demostrar que La Nobleza Incaica era “extranjera”… ¿En que se basó Toledo para semejante afirmación?

 

Nos basamos, en algo simple y clarito: los miembros de la Nobleza Incaica eran individuos blancos. Eran de otra raza. Junto a “pistas” como estas, tenemos toneladas de pruebas fotográficas aplastantes que demuestran la presencia de culturas exógenas en latinoamérica, mucho antes del Gran Mentiroso de Colón.

Arriba un retrato del Inca Huascar Túpac Paullu Inca o Cristóbal Paullu. el Ultimo Inga… “Nobleza Incaica” ¿Le parece que este hombre de rasgos blancos, barba notoria y naríz pronunciada es un amerindio? Compárelo con los siguientes “Cholos” peruanos (mestizos de blanco con quechuas y aymaras)

 

Ampliación del rostro del Inga Paullu. Véalo una y otra vez.

¿Sigue creyendo que la Nobleza Incaica era “amerindia”? Si cree que el Inga Paullu es amerindio, consulte a un oculista.

¿Le parece que este hombre barba notoria y naríz pronunciada es un amerindio?

 

Al igual que en el Primer Imperio de los Atumaruna de Tiwanaku (de origen troyano), o en Segundo Imperio de Tiwanaku (de origen Vikingo Danés), el Tercer Imperio, el de los Descendientes, el Incaico fue controlado por una minoría blanca y racista. Por algo eliminaron el uso de la escritura, para controlar a las enormes masas indoamericanas bajo su mando.

 

 

Arriba a la izquierda: Gómez Suárez de Figueroa, apodado el “Inca” Garcilaso de la Vega. Conocido como el “Primer mestizo biológico y espiritual de América”… No nos hagan reir… ¿El Inca Garcilazo “mestizo”? El Inca Garcilazo era blanco, porque su madre era de la Nobleza Inca (raza blanca) y su padre era español (raza blanca). Fue un “mestizo cultural” no racial. La “elite” blanca de la Nobleza Incaica fue rápidamente asimilada por el Conquistador Español, porque gran parte de ella estaba corrompida por las ambiciones de poder y los matrimonios entre ambas naciones fueron moneda corriente.

Arriba a la derecha: El Inca José Gabriel Condorcanqui Noguera, conocido como Atahualpa II, ¿Le parece que Atahualpa II es un amerindio? Y no hemos hablado de su gran altura y fortaleza… al punto que no pudo ser descuatizado por 4 caballos ¿Son los amerindios y los mestizos de gran estatura?

La Nobleza Incaica: era una Minoría Blanca, racista y clasista (que no se mezclaba con los amerindios), descendiente de mestizos de troyanos y vikingos daneses, sojuzgando a una enorme mayoría amerindia. Una minoría que olvidó lejanos orígenes, pero conservó su hegemonía.

Pedro Sarmiento de Gamboa en su obra “Historia de los Incas” indica que esta cultura ya disponía de “Mapamundis”.

Pistas, indicios y pruebas entre las que se cuentan los Mapas Antiguos y Mapamundis, como por ejemplo el Mapa de Piri Reis de 1513 o el Mapamundi de Waldseemuller que en 1507 ya mostraba el estrecho de Magallanes (13 años antes que el homónimo explorador y navegante “los descubriera”) o el Mapamundi de Caverio que en 1504 mostraba una Cordillera atravesando América (la Cordillera de los Andes) que todavía “no era conocida”. Además, hay una miríada de pruebas arqueológicas, que aparecen día a día, “explotándo” en la cara de los demagogos de turno y que ya no saben como hacer para ocultar o disimular… Y si se disimula o se “tapa” tanta evidencia es porque va directamente contra el discurso facilista, la demagogia, la politiquería barata, de hacer creer a los gobernados que las civilizaciones autóctonas no recibieron aporte alguno, que todo es “creación” de nuestros “luminosos” antepasados.

Image result for piris reis

Mapa de Piri Reis 1513

Image result for mapa de waldseemuller

Mapamundi de Waldseemuller 1507

 

 

Símbolo Indouropeo de la “Protección” extendido por toda Europa, encontrado repetidas veces en las Américas.

El “Símbolo de la Protección” de los Pueblos Indoeuropeos que se encuentra extendido en toda Europa y en particular en el mundo griego, heredero de la cultura troyano-micénica. Se encuentra en todas partes en América del Sur y en todos lugares adonde han ido los indoeuropeos en sus constantes incursiones.

Se  observa claramente a la mujer acogiéndose al altar que posee dicho símbolo, ante el asedio de los soldados que nada pueden hacer ante su invocación. Es un “clásico” que no sólo se lo ve en Europa, sino en América y al igual que Swastikas y Triskeles es un claro indicativo de la presencia de inmigrantes indoeuropeos.  

El alto valor de éste Símbolo de la Protección, cuyo significado prácticamente ha sido olvidado, se evidencia en este dibujo de una vasija griega, porque con sólo tocarlo, la joven se libera de la persecución, con solo mostrar su mano en la clásica señal de “alto”

 

A la izquierda: Símbolo de la Protección en Galicia a la derecha junto a un Lauburo. A la derecha: Plato de Piedra de la Cultura Chavin de Huantar, Perú con el Símbolo Indoeuropeo de la Protección. Exactamente igual al de Galicia… ¿Casualidad? 

 

A la Izquierda: Símbolos de la Protección Indouropeos en cerámicos de Tiwanaku. A la derecha: Fusaiola o Tortero (usados para el hilado) de la “Cultura” chaco-Santiagueña con elmismo símbolo indoeuropeo. Museo de Santiago del Estero, Argentina. Los Torteros son una espectacular demostración de la presencia Troyana en Argentina. Son resultados de los trabajos de Exploracion arqueológica de Wagner.

Patente “Cruz Paté” en Fusaiola (tortero) de clara influencia templaria, detectada en Santiago del Estero, Argentina. Actualmente en el Museo Arqueológico Wagner.

Las pruebas de la inmigración blanca a América están en todas partes y explotan literalmente a la vista. Solo no las ven los que no quieren verlas

Entramos de lleno aquí en la falacia de las dirigencias amerindias actuales, que tratan de borrar a ultranza la influencia blanca en América Prehispánica;  que hablan de las “grandezas de sus antepasados” y, que aún a 500 años de la conquista por los españoles, siguen sin siquiera volver a hacer algo que los devuelva a dichos supuestos “estados de bienestar”. Los amerindios, alcanzaron niveles muy altos de desarrollo y organización política en el pasado, porque recibieron el aporte creativo y organizativo de minorías exógenas provenientes de otra razas y otros continentes.

  

La Chacana es un supuesto “exclusivo” símbolo de los Pueblos Andinos como se ve, a la izquierda, en este Muro de Tiwanaku.  Nada hay mas erróneo que eso. A la derecha vemos la Chacana en los Muros de la Ciudad Zapoteca de “Mitla” en Oaxaca, Mexico.

  

A la izquierda: “Chacana” en Tumba de Lambitieco, Cultura Zapoteca, Oaxaca, México. A la Derecha: “Chacana” en Museo de Arqueología Maya de la Ciudad de Chetumal, México.

 

A la izquierda: “Chacana”. Fotografiada en máscara del Museo de la Alhóndiga de Chupicuaro, México.  A la derecha: “Chacanas” en los Muros de las Ruinas de Tajín, Veracruz, cultura Totonaca

Arriba:  ¡Sagrada Chacana Andina en una antigua Iglesia copta de Etiopía! ¿Qué hace allí?

Como vemos la chacana no tiene nada de  “exclusiva” de los pueblos andinos

 

Los amerindios (quienes como ya lo hemos dicho “no son pueblos originarios ni dueños de nada” porque al igual que los demás son “extranjeros en américa” que habrían venido desde el Asia, según las teorías actuales de poblamiento del continente. Blancos, Amerindios, Negros, Asiáticos, todos arribaron al Continente Americano como Inmigrantes.

 

Con el siguiente ejemplo teórico, se entenderá claramente cómo es que por sucios intereses políticos se distorsiona la historia:

Si no supieramos que los Jesuitas vinieron a América y en alianza con los guaraníes, levantaron las Misiones Jesuíticas, hoy en día veríamos las Ruinas Jesuíticas y pensaríamos que su arquitectura, su arte y sus construcciones son todas debidas a la creatividad y laboriosidad de los indígenas guaraníes.

No faltarían los “líderes” indígenas o bien los demagogos de turno que dirían “que es una muestra de la grandeza de sus antepasados”. Y si, claro que lo es, es una muestra de la capacidad constructiva, artística y laboriosidad de los guaraníes, pero los planes, la organización y la influencia cultural fue exógena, proveniente de una serie de extranjeros (los jesuitas) con una cultura distinta.

Tampoco faltarían, los que como nosotros reconocerían en la arquitectura de las Ruinas Jesuíticas, claras influencias europeas, hispánicas y religiosas en el arte y la arquitectura, que dirían: “aquí hubo una influencia exógena”… y, por supuesto, no faltarían los encendidos defensores de lo “autóctono” que se “rasgarían las vestiduras a los gritos” denostando tal posición…

Con este ejemplo, es obvio lo que queremos decir: ningún pueblo ha dejado de tener influencias de otros. Las influencias culturales de un continente al otro, son mucho más comunes que lo que hasta ahora se reconoce.

Ningún pueblo es absolutamente “puro” y “autóctono”. Todos los pueblos son mezclas de razas y culturas y, ninguno es absolutamente original en nada. Suponer
que los europeos “lo hicieron todo” o que los indígenas americanos “crearon” todo, es una falacia.

 

Influencia Vikingo Danesa en Sudamérica

 

Izquierda: Odín y su Caballo de 8 patas Sleipnir. Original en una estela Vikinga. Derecha: Grafitti encontrado en Paraguay por la Expedición de Jacques de Mahieu, donde se ve una representación muy similar a Odín y Sleipnir

 

Izquierda: Doble Runa de la Muerte en Vasija encontrada por la Expedición de Jacques de Mahieu en Cerro Corá, Paraguay. Derecha: Muro de la Fortaleza de Cerro Corá en Paraguay

Lo mismo ocurrió siempre en América: Minorías europeas y a veces asiáticas, con mayor poderío militar y tecnológico, subyugaron y encuadraron dentro de sus sistemas económicos de explotación a mayorías amerindias.  Se repitió durante la colonización española y, sigue repitiéndose hoy en día en todas partes de América, con la “complicidad” de esas mayoríasamerindias quienes prefieren dejar todo en mano de las minorías blancas, a tener que resolver las cosas por si mismos. La capacidad creativa y organizativa de losblancos, como ya lo hemos dicho, siempre tuvo un límite, siempre cayó en lo mismo: la codicia sin freno, el individualismo a ultranza y la crueldad innecesaria, por ello el choque de culturas siempre fue inevitable y la larga fue lógica la reacción ante el abuso, en idas y venidas que obstaculizan todo sueño de progreso.

Esta es una de las causa que las repúblicas latinoamericanas actuales sigan sean convulsionadas y plagadas de contrasentidos. Son naciones formadas hoy en día por sorprendentes mezclas de amerindios, mestizos y minorías blancas emigrantes de las barbaries europeas (guerras y hambrunas), tratando de amalgamarse con algún sentido de unidad.

Como ejemplo patético tenemos el caso de Argentina, hoy tierra desvastada por la incapacidad y la decadencia moral de sus gobernantes y de parte de su población. La que otrora, tan solo en 1910, era la novena potencia del mundo y, ahora no llega siquiera a integrarse al concierto de las naciones. Argentina es una tierra llena de “contrasentidos”, con una 56% de sangre indígena corriendo por sus venas (en concordancia con datos de la Universidad de Buenos Aires) y con una minoría de inmigrantes europeos (principalmente de origen italiano) que aun cree que vive en Europa.

En dicho país, se encuentran asientos arqueológicos y vastas influencias culturales de 2 culturas indogermánicas (troyanos y vikingos) y de una Sociedad Secreta originaria del noroeste de Europa: Los Caballeros Templarios.

En base a los lineamientos anteriores, hacemos un llamado a la conciencia de los argentinos, los cuales son poseedores de un territorio donde existen gran cantidad de tesoros arqueológicos de trascendencia mundial y, que se encuentran librados a la mano de la desvastacion y la rapiña, de la corruptela política de turno y al desinterés de un pueblo que ha perdido ya casi toda esperanza de retomar el camino de la Nación.

Gracias a este desinterés casi total de la mayor parte de las autoridades argentinas, solo interesadas siempre en comprar votos con seudo “planes sociales”  y, en incrementar sus fortunas personales, todos estos tesoros han sufrido una larga historia de saqueo, corrupción, que incluye:

1. El mal Llamado Sol Incaico

El Sol Comechingón

Una obra de arte magnífica, mal llamada Sol Incaico, muy anterior al Imperio Inca y, que perteneció a la cultura troyana que fundó el Primer Imperio sobre las preexistentes Ruinas de Tiwanaku (en la actual Bolivia). Pesa 3,2 toneladas y mide 1,6 metros de diámetro.

En el año 1926 el ingeniero ingles Gardner, arrancó el sol con un trepano neumático, llevándoselo a Londres para exponerlo en el Britsh Museum. Una vez fuera de la cueva, fue llevado desde Tulumba con el ferrocarril, en aquel tiempo Central Argentino y de allí a la estación Retiro. Luego fue cargado en una carreta tirada por 2 caballos de pelo tordillo, pasando por detrás de la Casa de Gobierno y fue cargado en un buque con destino a Inglaterra. El Sol Comechingón estuvo expuesto en el British Museum hasta 1982, y a causa de la guerra de Malvinas fue sacado de la exposición pública

Huaco de Paracas. Muestra un Sol Preincaico con sus rayos rectos y flamígeros. Posterior inspiración del Sol de Mayo. Este tipo de imágenes entre Paracas y Nazcas, posiblemente sean reminiscencias de las influencias Templarias en Tiwanaku, porque el sol flamígero es un símbolo netamente templario-masónico

Sol Masónico de la Bandera Argentina con sus 32 rayos alternados flamígeros y rectos, inspirado supuestamente en el “Sol Incaico” que no fue más que un símbolo heredado de los pueblos indoeuropeos que colonizaron el continente. Los famosos “Hijos del Dios Sol” que tanto estudiaran Jay Wakefield y De Jonge

 

2) El Bastón de Mando del Uritorco. Posible prueba de la presencia de Parzifal en Argentina

La ignorancia total de la Clase Política Argentina sobre la importancia del “Bastón de Mando”, pieza labrada con material meteorítico y con una larga trayectoria mística de siglos, que buscaron incluso Caciques Indígenas como Calfulcurá, el Ex Presidente Juán Domingo Perón y Agentes de las SS, durante la Segunda Guerra Mundial.

Dicho Bastón de Mando, actualmente en manos de Guillermo Terrera hijo, tiene un valor cultural incalculable por cuanto podría ser el Mítico “Lapis Exillis” mencionado por Eschembach en su Poema Parzifal como el Grial (para nosotros el “4to Grial”, sostenemos que son 4).

 

3) Robo de la Dama de Comodoro:

Exquisita prueba de la existencia de civilizaciones blancas precolombinas en la Patagonia La desaparición de la “Dama de Comodoro Rivadavia” Otro de los grandes robos arqueológicos en Argentina. Etc, etc, etc. Como se habrá dado cuenta, al leer estas líneas, muchos conocimientos no están al alcance popular, sino en manos de unos pocos. Y, ese es nuestro interés fundamental: que la población general lo sepa. Todo esto y mucho más, ha pasado por culpa de la oligarquía de los políticos, solo interesados en incrementar sus patrimonios y fortunas personales, rapiñando todo lo que pueden, no solo las arcas públicas.

Reflexiones Finales a estos Fundamentos

¿No sería ya la hora de dejar de discutir que hubo presencia de otras culturas además de las amerindias, en todas las América antes de Colón? ¿Acaso los sudamericanos dejaremos de ser importantes por ello? ¿O quizás sea que “estos temas no se tocan” por si se “enojan” ciertas comunidades indígenas? En estos tiempos es más útil el discurso “facilista” de las demagogias pseudo “progresistas”, que en vez de proclamar tantas idioteces, deberían dedicarse realmente a trabajar por el bienestar de la gente que los sufre.

Los personas de raza blanca de Paracas y Nazca eran descendientes de los blancos Mochicas y, éstos, de los de Chavín de Huántar y éstos de los de San Agustin (Colombia) y asi nos podemos seguir remontando hasta los primeros que llegaron a México.

¿No habrá llegado el momento de aceptar que dicha “presencia” de pueblos indoeuropeos, no fueron algunas expediciones aisladas de 10 o 20 marineros vikingos, explorando las costas de Canadá y Estados Unidos, sino que hubo una presencia contínua y organizada, que se extendió en las américas, desde Canadá hasta el Cabo de Hornos?

Hasta unos años atrás, todavía se discutía si había o no había habido incursiones vikingas en el norte américa. Las pruebas acumuladas fueron tan aplastantes, que no tuvieron más remedio que aceptarlo y ahora se da por hecho… Pero tales incursiones en el norte de américa no fueron nada con las hazañas de conquista que realizaron ellos y otros pueblos como los troyanos en sudamérica.

¿No será ya el momento de aceptar que los pueblos amerindios que tampoco son originarios de américa, recibieron la contribución de pueblos fundamentalmente europeos y de asiáticos también, provenientes de otros continentes?

¿Llegará el día en que estos “Nobles Brutos” (con perdón de los Caballos) integrantes de las oligarquías políticas, acepten que la acumulación de pruebas es tan contundente que, solo les queda el camino dejar de repetir una y otra vez estupideces?

¿No será ya la hora que estos inútiles carroñeros que forman la oligarquía de políticos que nos gobiernan, dedicados al engrandecimiento de sus pecunios y patrimonios incalculables, mal habidos a partir del embrutecimiento planificado de sus gobernados, comiencen a variar sus discursos perimidos?

Dejen de proclamar sandeces. Lean un poco que es bueno. Adquieran algo de ética. Nadie ha muerto por hacerlo…

¿Todavía sigue creyendo en las “historietas” que nos han hecho creer la peste de políticos e intelectualoides “progresistas” de turno, que en América Precolombina no hubo interacción con otras razas no amerindias? ¿En serio?

Autor: Alejandro Vega Ossorio

Director de la Comisión de Exploraciones Arqueológicas

JEMG OC

Categories
Nova Arqueología

Blancos en América Precolombina: Breve Cronología

Uno de los principales problemas al respecto, es la falta de información oficial. Por razones políticas, culturales y de muy variados intereses, se oculta que no hay realmente “Pueblos Originarios” en América.

Se utiliza ese término para hablar de pueblos de origen mongoloide, ignorando por completo o soslayando de ex profeso los pueblos blancos que desde hace miles de años pueblan las tierras de este enorme continente.

Nadie es “originario” realmente en América. Hubo diferentes inmigraciones a lo largo de la prehistoria y de la historia. Son tan antiguos los pueblos mongoloides como los blancos. Es por eso que creemos necesario al menos dar una cronología aproximada de lo que fueron las corrientes migratorias blancas sobre América y al menos contrarrestar tanta desinformación proporcionada al respecto.

Básicamente, afirmamos que:

1) Hubo contactos con pueblos europeos, africanos y asiáticos en America Precolombina y lo demostraremos.

2) Ningún pueblo es absolutamente “puro” y “autóctono”. Todos son mezclas de razas y culturas.

3) Suponer que culturas provenientes del otro lado del Atlántico o del Pacífico “lo hicieron todo” o que los amerindios “crearon” todo, es una falacia. Todo fue el resultado de la fusión de culturas.

4) Aceptar que hubo blancos, asiáticos y negros en toda la América Precolombina, no implica “disminuir” en capacidades y destrezas a los “Amerindios” actuales, ni la supremacía de alguna raza sobre otra.

5) Dicho sea de paso, los “Amerindios” fueron “inmigrantes” (o sea invasores) en América provenientes de Asia (según las teorías vigentes), al igual que los otros “invasores”: Blancos y Asiáticos provenientes de Eurasia y del Norte de Africa.

6) Terminemos con la cantinela política de los “pueblos originarios”. Amerindios, asiáticos, negros, blancos, vinieron de otros continentes. Todos fueron en algún momento o “inmigrantes” o “invasores” .

 

Veamos el siguiente resúmen de las Inmigraciones a América, antes de “Colón, el Embustero” (como lo llamara el gran maestro Jacques Marie de Mahieu),

 

22.000-16.000 ANE (Antes de nuestra Era):

Pueblos de la Cultura Solutrense (europa occidental) arriban a america en sucesivas oleadas a través del Escudo Glaciar de Wurm (sobre el Atlantico Norte)

16000-12000 ANE:

Distintos publos blancos entre los que se destacan los de la Cultura Clovis arriban a América del Norte y se expanden hacia el sur. estos son los responsables del origen de los Tehuelches, los Huarpes, Wiliches, Comechingones  y otras culturas blancas en América del Sur.

Resultado de imagen para blancos en america precolombina

5200-2000 ANE:

En distintas oleadas llegan los Pueblos Megalíticos de Europa occidental a Canada, USA y México portando la religión del Dios Sol se expanden hasta argentina a lo largo de esos 3 mil años.

2400 ANE:

Arriban expediciones egipcias a la costa este de México

 

2100 ANE:

Los pueblos del Mar y emigrados de varias culturas (troyanos, macedonicos, etc) arriban a América, tras pasar por las canarias, como resultado de la gran Guerra de Troya. Son los que originan la vertiente blanca de la mal llamada cultura “Olmeca”

Se expanden tras 200 años de marcha, hasta Sudamérica y dan origen al Segundo Imperio de Tiwanaku. Tiwanaku ya tenía una gran antiguedad para ese entonces.

100 ANE:

Arriban pueblos chinos provenientes del Río Yang Tsé y se afincan en Tabasco y en Chiapas, Mexico. Originan la vertiente asiática de la mal llamada Cultura Olmeca e influyen enormemente entre los amerindios de la cultura maya.

Nota: decimos “mal llamada “Cultura Olmeca, porque ésta, es en realidad una mezcla de diferentes cultura y razas que ocuparon las mismas regiones en distintas épocas.

500 a 1100 DNE (Despúes de Nuestra Era):

Durante 600 años llegan distintas oleadas inmigratorias celtas: primero los irlandeses, luegos los escoceces y por último los galeses. Influyen notablemente en USA, Canadá y México. Los escoceses son los que originan HVITRMANNALAND (tierra de los hombres blancos relatadas en las sagas vikingas)

960 DNE:

Arriba a México la expedición vikinga danesa del Jarl  Ullman, quien interfiere en el reino tolteca y funda la Liga Maya de Mayapán con foco en Chichen Itzá. Esta misma corriente se expande hacia Sudamérica y funda el Tercer Imperio Blanco de Tiwanaku.

1000-1100 DNE:

Se suceden una serie de incursiones vikingas noruegas sobre Canadá y USA, que no germinan en colonización definitiva.

1200 DNE:

Llegan los templarios a Sudamérica y comienzan a negociar con el Tercer Imperio de Tiwanaku, gobernado por una minoría descendiente de vikingos daneses y,  a través del Paraguay y Brasil embarcan la plata, base de su enorme poderío económico, con la cual inundan Europa,  fundando catedrales, imponiendo su dinero, la banca, etc

1290 DNE

Cae el Tercer Imperio de Tiwanaku, a mano de la sublevación del Cacique Diaguita Kari. Los descendientes de vikingos daneses se dispersan. Algunos van hacia Perú, otros hacia la Isla de Pascua y la polinesia, otros se internan en el amazonas. Durante 140 años se estabalecen en unpequeño reino con base en Cuzco.

 

1307 DNE

Cae formalmente la Orden Templaria y se diluye su poder en lo aparente, en lo formal; pero siguen existiendo en numerosas Ordenes de Caballería y siglos despúes resurgen formalmente en la Francmasonería.

1430 DNE

Los autodenominados “INGA”, modernizado como “Inkas” y luego “Incas”, que significa literalmente “Los Descendientes”. Fundan el Imperio Inca o Cuarto Imperio, ya no con base in Tiwanacu, sino en Cuzco.

1531 DNE:

Cae el Imperio Inca. Fin del Cuarto Imperio. Invasion Española en América

Nota: Demás está decir que hubo también múltiples inmigraciones adicionales como polinésica, jomón (japon) e incluso expediciones griegas y posteriores romanas

 

PARA AMPLIAR

https://artemarcialdelcetro.com/2017/04/02/blancos-en-america-precolombina-los-indios-blancos/

 

 

Autor: Alejandro Vega Ossorio

JEMG

Orden del Cetro

Categories
Nova Arqueología

Los “Indios Blancos”. Inmigración Blanca en Toda América Precolombina

“Indios” blancos en América Precolombina. Artículo de investigación arqueológica 

Autor: Alejandro Vega Ossorio. Director de Noticias Planetarios. Director de la Comisión de Exploraciones Arqueológicas. Gran Maestre de la Orden del Cetro. Continuador de la Obra de Investigación Arqueológica del Maestro Jacques de Mahieu, propulsor de la Teoría Templaria en América y de la inmigación Vikinga.

Tehuelches, Huarpes, Huliches, Comechingones (razas blancas de Argentina) al igual que los Charrúas (de Uruguay), son todos de la misma raza y comparten las mismas características: frente amplia e inclinada, narices prominentes y mandíbulas cuadradas y fuertes. Los Tehuelches: raza de “Indios” Blancos, fueron practicamente exterminados por los invasores amerindios Mapuche. Actualmente, los pocos que quedan de ellos estan fuertemente mestizados con Mapuche. Los Huiliche también fueron absorvidos y mestizados. Los Comechingones fueron exterminados por el Conquistador Español y los pocos que quedaron fueron incorporados fácilmente a la cultura española por ser de la misma raza blanca. En cuanto a los Charrúa, están plenamente incorporados a la cultura y sociedad uruguaya por su origen blanco. Fue muy fácil la absorción por ser de la misma raza que los conquistadores.

Argentina: “Indios” blancos comechingón, Córdoba
Argentina: “Indios” blancos Huarpe, Cuyo

Valeria Daiana Guaquinchay “India” Blanca Huarpe, cuando la coronaron el 15 de noviembre de 2011 en la Fiesta de la Tradición de San Miguel de Los Sauces así como otros cinco parajes del desierto lavallino en la Provincia de Mendoza, Argentina.

Uruguay y Argentina: “Indios” blancos Charrúa

En la izquierda tenemos al dirigente de la nación Charrúa. En el centro a Blas Jaime y un amigo, ambos charrúas de la provincia de Entre Ríos, Arentina. Son del grupo que habla lengua Chaná. Y por último a la derecha, tenemos a Marcelo Luna, dirigente charrúa.
A la izquierda tenemos a Mónica Michelena, representante del Consejo de la Nación Charrúa (CONACHA). Al centro se visualizan charrúas de la localidad de Macia, en la provincia de Entre Ríos, Argentina. Y finalmente a la izquierda, una foto histórica, de una pareja gaucha uruguya, de origen charrúa.

Definitivamente estas razas blancas prehispánicas que se encuentran en todo el continente, aunque hayan sido perseguidas por los conquistadores sajones o hispanos, nada tienen que ver con las razas amerindias. Sus características raciales son claramente distintas. Fueron fácilmente absorbidos los sobrevivientes de las distintas matanzas de miembros de estas razas, por las sociedades invasoras a través del mestizaje cultural, porque racialmente tienen el mismo origen: raza blanca, no amerindia. Culturalmente, son distintos, con un amplio bagaje de milenios pero racialmente son del mismo origen blanco.

 Chile, Guatemala y Perú: “Indios” blancos

El 15% de la población de la etnia Chachapoya, al norte de Perú, nace de color blanco, cabellos rubios y ojos claros, ¿qué casualidad no? Estas fotos son más que elocuentes, incluso más la nobleza blanca incaica, que no se mezclaba con el pueblo amerindio que gobernaba, mandaba a buscar a mujeres blancas para el emperador entre las Chachapoyas.

 

Ejemplos de indios blancos puros en Canadá y Estados Unidos

Indios blancos de la etnia Hurón en 1938 con sus trajes tradicionales. Nada los diferencia de un Europeo blanco común.
Reunión en 1903 de ex-combanientes del bando confederado (perdedor en la guerra de secesión norteamericana). Son “indios” blancos de la nación Cherokee. Dese cuenta en los marcados, podrían pasar fácilmente por cualquier “Johnny” o “Charlie” de origen anglosajón. La foto es elocuente sobre el origen racial blanco de esta etnia.
Jefe “Chaqueta Roja” (1750-1830) de la tribu Séneca de la nación de “Indios” blancos iroquesa. A la derecha, más joven retratado por George Washington. Abajo retratado más viejo pro Charles King.
A la izquierda tenemos al jefe Red Bird Smith. Al centro: William Penn Addair, delegado en el congreso. Ambos son claros representantes de la nación de “Indios” blancos Cherokees. Su claro origen racial no deja lugar a dudas. No son amerindios mongoloides.
Representación de los “Indios” blancos Musoogee Creek, en el senado de Oklahoma en 1877. A la derecha: Jefe Menawa en 1830. Abajo a la derecha: Jefe Selocta pintado por Charles King en 1836.
1.- 1832. Menta, muchacha Mandan. Los Mandanes son posibles descendientes de los Galeses del Principe Madoc, que según la leyenda arribaron a Estados Unidos en 1150.
2.- “India” Blanca Desmatuk (1822) última de la Nación Beotuk, los famosos Skraelinger de las Sagas Vikingas de América. Dieron origen al nombre “Pieles Rojas” por su costumbre de “pintarse de rojo”
3.- Padre e hija de la raza de “Indios Blancos” Mandan (1907). Sus obvios rasgos blancos son elocuentes)
4.- “Indio” Blanco de la Nación Haida en Canada
5.- Tekahionwake, fotografiada en 1895, conocida como Paulinne Johnson, fue una escritora de la Nación e”Indios” Blancos Mohawk. Clarísimo perfil que delatasu origen racial blanco.
1.- “Indio” Blanco Jay Silverheels (cantante) de laNación Mohawk en Canada
2.- “Indios” Blancos de la Nación Oneida
3.- Jafe Shabbona de la Nación de “Indios” BlancosOtawa Potawotomi. Nació: 775. Fallecido:1859.
Cabe aclarar, que el listado de “Indios” Blancos que exponemos aqui no es exhaustivo, que hay muchas razas más de Indios Blancos, muchas de ellas altamente mestizadas con amerindios, como el caso de los Guayakíes en Paraguay, mestizados con Guaraníes, ya estudiados por el célebre Antropólogo Jacques de Mahieu. O el caso de los Ranqueles en Argentina, fuertemente mestizados por los Amerindios Mapuche. Los amerindios Guaraníes y Mapuche fueron y son pueblos guerreros, que al contrario de la propaganda “progre” (de pueblos pacíficos en “contacto con la naturaleza”) fueron en realidad feroces guerreros que se extendieron dominando, exterminando y asimilando a todos los pueblos a su paso. En el caso argentino, no fue el “hombre blanco” el que prácticamente exterminó a los Tehuelches en la Patagonia, sino el pueblo Mapuche quien inició la invasión y genocidio de Tehuelches y Huiliches en la Patagonia a principios de 1800 y la asimilación de los Querandíes o Ranqueles. El caso Ranquel es significativo por cuanto, han asimilado las estructuras sociales mapuches y sus costumbres, olvidando por completo sus raices blancas. Aqui vemos ejemplos antiguos y modernos de Ranqueles, vistiendo a la usanza Mapuche e incluso usan la “Bandera” Mapuche y sus cargos como “Lonco” (jefe guerrero)

El exterminio que sufrió esta raza blanca precolombina por la invasión amerindia Araucana (Mapuche), desde la patagonia chilena a la patagonia argentina, hizo que prácticamente desaparecieran. Muchos fueron “asimilados” a los Mapuche a través del mestizaje y muy pocos lograron permanecer puros (son los ejemplos que vimos al principio). Sin embargo, la cultura Tehuelche fue reemplazada por la Mapuche incluyendo su idioma. Pero racialmente, nada tenían que ver una raza con la otra. Los Tehuelches eran blancos. Los Mapuche son amerindios (mongoloides). Entre las características que introdujo el mestizaje aparecieron el “achinamiento” de los ojos, descenso de la pilosidad facial y reducción de la estatura. Los Tehuelches o Patagones, fueron conocidos por sus enormes estaturas (por encima del 1,8 metros), que impactaron tanto a Conquistadores y Exploradores. Es bien sabido que la gran estatura no es característica de pueblos amerindios (mongoloides)

¿Qué? ¿Había Gente de raza blanca en América precolombina?

¿De dónde salieron si todavía los “eruditos”, los “políticos” y cuanto ganso anda suelto siguen discutiendo si hubo o no inmigración europea precolombina?
Dejemos de repetir estupideces de los que nos lavan la cabeza: a América “vino todo el mundo” antes que Colón 😛
Después de ver los anteriores ejemplos históricos y actuales de estos “Indios Blancos” con los cuales se encontraron holandeses, franceses, británicos, vascos y españoles en norteamerica pensamos (con cierta ingenuidad), que por fin los políticos y “libres pensadores” que nos dirigen, dejarán de repetir estupideces y actualizarán los mensajes y planes educativos 😛
Veremos blancos en grupos étnicos precolombinos, que fueron “clasificados” como amerindios y, que en realidad nada tienen que ver con ellos. Solo comparten el “haber estado antes en América” que las naciones que los conquistaron después de Colón.
EL SIGUIENTE ES UN TEXTO DE JACQUES DE MAHIEU
 
“Indios” Blancos: Testimonios desde el “Descubrimiento” hasta hoy
CANADA, USA Y MEXICO
 
1) Los “esquimales blancos”.
 
a – Louis Jolliet:
 
Exploró el Artico en el siglo XVI y escribió :
“Se encuentran a lo largo de las costas del Labrador gran número de “esquimales”… Son de elevada estatura y tienen la cara y el cuerpo blancos, y los cabellos rizados. Cada uno tiene varias mujeres, muy blancas y bien conformadas: sus cabellos llegan hasta tierra. Son muy diestras para la costura. Como los hombres, visten con pieles de lobos marinos y tienen para cualquier cosa mucha industria”.
b – Brouage
 
Fue el yerno y adjunto de Courtemanche, Comendador de la Costa Norte, tuvo que enfrentarse, a fines del siglo XVI y principios del XVII, con estos “esquimales” de tipo tan peculiar. Los describe como “hombres blancos y barbudos”.
c – Samuel de Champlain
 
Explorador francés del Canadá, alude a indios blancos radicados, a principios del siglo XVII, al oeste de los Grandes Lagos:
“Los salvajes con los cuales tuvimos contacto nos dijeron varias veces que algunos prisioneros de cien leguas les contaron que hay pueblos semejantes a nosotros por su blancura y otras cosas, habiendo visto por ellos mechones de cabellera de estos pueblos, que es muy rubia, a loa cuales mucho estiman por lo que dicen ser como nosotros. Sólo puedo pensar sobre esto que es gente más civilizada que ellos y que dicen parecemos”.
2) Indios Blancos en el Pacífico
 
Más extraño, a primera vista, es que se haya encontrado a “indios blancos” en la costa pacífica del Canadá.
a- Capitán Cook acerca de los Nootka
 
El primer europeo postcolombino que tomó contacto con las tribus Nootka, en la costa oceánica de la isla de Vancouver, dice de estos indígenas
“La cura de la piel parece casi igual a la de los europeos y recuerda más bien el tinte pálido que distingue a los de nuestras naciones meridionales. Sus niños, cuya piel no ha sido nunca cubierta con pintura, son también iguales a los nuestros en cuanto a blancura”.
b – Capitán Dixon acerca de los Notka
 
Confirma el testimonio de Cook el relato de viaje. Escribe pocos años después de Cook: “En cuanto a su complexión, no es fácil determinar qué color tienen; pero si puedo juzgar por la poca gente que vi tolerablemente limpia, esos indios son muy poco más oscuros los europeos en general”.
c – Vancouver acerca de los Helsituk
 
Hablando de los indígenas del Canal de Burke, en la misma región, es más preciso aún:
“Por la nobleza de su porte y la regularidad de sus rasgos, se parecen a los europeos nórdicos”. Y agrega que, si no fuera por el aceite y la pintura, “hay buenas razones para pensar que su color habría sido muy poco diferente del de los agricultores europeos que constantemente están expuestos a la inclemencia y las variaciones clima”.
c- Scouler acerca de los Haida
 
llega a las mismas conclusiones en lo que atañe a las tribus Haidas de las Islas de la Reina Ota :
“Su complexión, cuando están lavados y sin pintura, es tan blanca como la del pueblo de la Europa Meridional”
d – Niblack acerca de los Haida
 
Hablando de los indígenas de la misma región, dice:
“En cuanto a la complexión, ambos sexos son extrañamente de color claro. No se debe de ninguna manera a la mestización con los blancos… “Los Haldas son de piel marcadamente más clara que los demás, pero hasta el tinte oscuro es totalmente aparente y la exposición al sol siempre lo refuerza”.
Otros viajeros
 
La Perouse, Maurrel, Merares, Marchand, etc.- confirman a los ya mencionados y definen a los indígenas de la costa noroeste como de pura raza blanca.
3) Encontramos un cuadro semejante si consideramos las tribus indígenas del Centro y el Sur de los actuales Estados Unidos.
 
a- Kurz, Wied, Catlin, Hen-nig, La Verendrye, etc acerca de los Mandan
Los Mándanos del Misuri, estudiados detenidamente en los siglos XVII, XVIII y XIX por viajeros () que notaron entre ellos la existencia de una fuerte minoría de individuos de pelo rubio, rojo y castaño, y de ojos azules y grises. Pero no es éste un caso único, ni mucho menos.
CENTROAMERICA
 
Si no tenemos, en cuanto a la población de Centroamérica, sino indicaciones, terminantes pero imprecisas, sobre los “indios blancos” del Istmo de Darien, los datos abundan tan pronto cuando abordemos Sudamérica y, en primer lugar, las Guayanas.
SUDAMERICA
 
a- Coudreau acerca de los Waiswais en Guyanas:
“Es la raza india más hermosa que he visto jamás. Los tipos rubios anaranjados de ojos azules no son pocos entre ellos. .. El color de su piel es amarillo claro y no tiene nada del rojo pardo de las otras tribus”.
b- De Groeje de los Waiswais
“ojos verdes grisáceos, con algo de pardo o azul”.
c- Geografo J. Hurault
 
“Algunos pretenden que los indios blancos de ojos azules no han existido nunca… Podemos precisar un tanto el asunto … En el curso de una misión, en 1936, entramos en la tribu de los Emerillones, en el Alto Tampoc, una mujer casi blanca, con ojos azules y pelo negro. Se nos indicó que se había recogido a esta india cerca de la desembocadura del Río Ouaqui… Las observaciones que pudimos hacer sobre las mujeres encontradas nos permiten afirmar que pertenecen realmente a una raza particular. Tienen la piel blanca, casi lechosa. Los ojos son azules. El pelo es duro y negro”
d- Craveaux acerca de los Wayacules y Triometesems
Menciona que, en el Alto Maroni, una tribu salvaje, los Bonis, perseguida por holandeses y franceses, encontró una banda de hombres que recogían huevos de iguana. Eran de elevada estatura, tez pálida y pelo y barba rubios. Se parecían en todo, menos en la vestimenta, a los holandeses. Varios autores, dice Poirier, notaron los ojos claros de Wayacules y Triometesems, también en las Guayanas.
e- acerca de los Arawaks, Waikas, Botocudos y Nambicuaras
No faltan informaciones semejantes acerca de los puinaves, los bacairis, los bororos y los nahucas, de Colombia y zonas adyacentes, los Arawaks, los Botocudos y los Nambicuaras, del Amazonas, y una tribu del Río Envira, también en el Brasil, que Stegelmann descubrió en 1903 y cuyos miembros tenían el pelo rojo claro.
Los arawaks merecen un lugar aparte en esta enumeración, pues a ellos se refiere una carta enviada en 1502 ó 1504 a los reyes católicos por Angelo Trevisano, quien los describe como de tez clara, con largas cabelleras y barbas.
Estos “indios blancos” existen todavía en el Amazonas: son los Waikás de la isla de Maracá, en el río Velho Veneno, blancos, de frente alta, ojos grandes y pelo largo y suave de color castaño claro. Así los vio, en 1959, Marcel Homet.
f- Coronel Fawcett
El Coronel Fawcett, que no debía volver de su última expedición en busca de las “ciudades perdidas” de la Sierra de Purima, en el Alto Xingú, también había encontrado, en 1925, a “indios blancos”, pelirrojos y de ojos azules y declara terminantemente en sus notas de viaje: “No son albinos” transcribe, además, el relato del director francés de la plantación de heveas de Santa Rosa, sobre el río Abuna, afluente del río Madeira: en 1906:
“había indios blancos en los alrededores del Río Acre. Mi hermano la recorrió agua arriba en canoa. Un día, se le aseguró que había indios blancos en la vecindad. No lo creyó y se rió de estos cuentos, pero con todo bajó a tierra y notó rastros indiscutibles de la presencia de indios. El segundo hecho cierto es que él y su gente fueron atacados por salvajes altos, bien conformados y muy hermosos, de tez perfectamente blanca, de pelo rojo y de ojos azules. Se batían como demonios. Mucha gente cree que no existen indios blancos y, cuando se les enseña algunos, sostienen que se trata de mestizos de españoles e indios. Es preciso no haberlos visto para hablar así: el que los vio tiene una opinión del todo distinta”.
g- Indios Blancos Motilones
Más al norte, en Venezuela, se señaia la presencia de un grupo de Motilones blancos, cuyo pelo tiene el color de lino o de paja característico de los pueblos escandinavos.
Varios autores, entre ellos Thor Heyerdahí, mencionan el estudio que les habría dedicado, en 1926, un tal Harris, Desgraciadamente, no hemos podido dar con él. Con respecto al Perú, los testimonios abundan.
PERU – INCAS
 
a- Pedro Pizarro acerca de los Incas
Nota que los miembros de la aristocracia incaica tenían la piel más blanca que la de los españoles y el pelo, color de trigo maduro. Pizarro agrega que los indígenas consideraban a los individuos blancos y rubios “hijos de los dioses del Cielo”.
b- Izaguirre acerca de los Incas
 
Los antiguos documentos recopilados por Izaguirre mencionan en varias oportunidades a “estos infieles blancos y rubios”, “blancos y rubios a manera de nosotros”.
CHILE
 
a- Freizer, Jose Toribio Medina y Molina
 
Aluden a un grupo de indígenas de la provincia de Boroa como “blancos y rubios sin ser mixtos”
b- Rosales acerca de los Chonos
 
En Conquista Espiritual de Chile, alude los Chonos que: “eran completamente blancos y rubios”
c- Indios Blancos Payos o payanos
 
Un grupo indígena americano que hasta el siglo XVIII habitó la costa sudoriental de la isla de Chiloé, en el sur de Chile. Se postula que el nombre “payo” significa “barbado” que viene del mapudungun (mapuche) “payun”, barba) y que era una denominación otorgada por los huilliches a los payos, rasgo que por otra parte era mencionado por los cronistas al describir a los chonos
BOLIVIA
 
a- Alcide D’Orbigny acerca de los Antis del beni Boliviano
 
Pasó treinta años de su vida, a principios del siglo XIX, en América del Sur, un ilustrativo estudio sobre los “indios blancos” del Beni boliviano.
Las cinco tribus antisianas contaban, en tiempos de D’ Orbigny, con 14.557 individuos, de los cuales 2.000 eran salvajes. Vivían en los últimos contrafuertes de los Andes, en una selva tropical cálida y húmeda. Una de ellas, la de los Yuracarés -la más interesante para nosotros- comprendía a 1.337 individuos: 337 mansos y 1.000 salvajes. El color de los antis era mucho más claro que el de los quichuas y aymaráes del Altiplano. Los maropas y los apolistas tenían la piel ligeramente cetrina, con poco de amarillo. Los yuracarés, los mocetenes y los tacanas eran casi del todo blancos.
Su altura promedia variaba entre 1,66 m entre los yucararés -algunos llegaban a l,76m- y 1,64 m entre los apolistas, apreciablemente superior a la de los demás indios de la región. Su conformación no era desproporcionada, como en los hombres del Altiplano, que tienen un torso enorme y piernas cortas. Por el contrario, presentaban
“bellas formas, proporciones masculinas y graciosas al mismo tiempo; su cuerpo es robusto, algo elevado, semejante al de los europeos. Los mejor formados de todos son los yuracarés; las otras naciones son por lo general más macizas”.
“Los yuracarés, tienen formas muy hermosas, el aspecto vigoroso, las espaldas anchas, el pecho combo, el cuerpo bastante esbelto y con buena musculatura. Todo en ellos anuncia la fuerza y la agilidad. Son derechos y bien plantados. Su aire orgulloso y arrogante está perfectamente de acuerdo con su carácter y la alta idea que tienen de sí mismos. Creemos que son los mejor constituidos de todas las naciones que hemos visto. Las mujeres son también muy bien constituidas, más fuertes y robustas en proporción que los hombres; sus miembros son repletos y musculosos, sin que sus formas dejen de ser graciosas”.
“Su rostro (de los yuracarés) es casi oval, sus pómulos son poco salientes, su frente es estrecha, ligeramente combada, su nariz bastante larga, generalmente aquilina, ni muy chata ni muy ancha en la base, sus fosas nasales son poco abiertas; sus ojos negros, muy pequeños y horizontales, sus orejas pequeñas, sus cejas estrechas y arqueadas, cuando no se las sacan; su barba recta, poco tupida, crece tardíamente y solamente en el mentón y sobre el labio superior: se la arrancan. Sus cabellos son negros, rectos y largos. Su fisonomía es fina, llena de vivacidad, de orgullo, y no le falta cierta expresión alegre… Las mujeres… se puede considerarlas bonitas”.
Su nombre viene del quichua”yurak”, blanco, y kari (o, más exactamente, k’kari) que significa guerrero. Netamente mestizos, con predominio del elemento blanco, estaban adaptados a la vida libre de la selva.
Un detalle, mencionado por D’Orbigny, llama poderosamente la atención: esta tribu, cuya artesanía era pobrísima, conocía la imprenta, totalmente ignorada por los demás pueblos amerindios, inclusive por sus vecinos quichuas. Utilizaban, en efecto, para colorear sus túnicas de corteza, planchas de madera tallada, o sea el mismo procedimiento empleado en la Edad Media europea, antes del invento de Gutenberg.
PARAGUAY
 
Los “indios blancos”: los guayakis
 
Los Guayakíes son blancos mestizados con guaraníes.
La palabra guayakí es quichua y significa “blancuzco de la llanura” (de huailla, blancuzco, y k’kellu, llanura: la doble II y la y se pronuncian del mismo modo; la e y la i se confunden, en quichua, en una sola vocal.
Raza en vías de extinción, hasta mediados de la década del 70, todavía vivían en estado salvaje en la selva virgen subtropical del Oriente paraguayo. Quedaban, según las estimaciones, en esa época, entre 300 y 500, divididos en pequeños grupos.
Andaban totalmente desnudos y se alimentaban del producto de la caza, de fruta silvestre y de miel salvaje. Su nivel cultural, neolítico, era muy bajo
Los guayakis han llamado la atención de los etnólogos e importantes estudios se han dedicado a su modo de vida y al dialecto, de raíces guaraníes, que hablan y no pudieron dejar de mencionar algunos aspectos físicos, inexistentes en todas las razas amerindias, en especial, el color blanco de la piel de la mayor parte de ellos.
De los cinco grupos conocidos, cuatro estaban en la década del 70, compuestos de guayakis blancos y uno, de guayakis morenos.
Existían buenas razones para pensar que estos últimos provienen de la mestización de guayakis blancos con un grupo de indios matacos que, escapados de la reducción argentina de Santa Ana, se refugiaron, a fines del siglo XIX, en territorio guayakí.
Los guayakís varones tienen un aparato genital, de conformación semejante a la de los blancos nórdicos (pene alargado, en particular), mucho más desarrollado que el de los amerindios. Están provistos de un abundante sistema piloso, en las piernas y los brazos y, sobre todo, en la cara.
Ahora bien: los indios son generalmente lampiños y los que hacen excepción, casi siempre ancianos, sólo tienen una barba rala, y únicamente en el mentón. Las mujeres guayakís tienen las piernas muy velludas, a diferencia de las indias.
A este sistema piloso, característico de las razas blancas, se agrega, en los varones, una fuerte tendencia hacia la calvicie, fenómeno éste que desconocen totalmente las poblaciones amerindias. La piel de los guayakís blancos no se diferencia en absoluto, en cuanto al color, de la de los europeos, numerosas mujeres tienen la complexión lechosa de las nórdicas.
El color del cabello va del negro al castaño claro, a menudo con reflejos rojos. El de los ojos, del negro al castaño claro. Los individuos de edad -pero son pocos- tienen cabello y barba grises o blancos, lo que no sucede entre los indios.
Algunos tienen el aspecto de japoneses , como también es el caso de casi todas las mujeres. Otros más podrían pasar por polinesios. Algunos ancianos tienen apariencia de aino. Estas semejanzas no son el fruto de la casualidad.
Japoneses, polinesios y, en menor medida, ainos tienen un origen común: son los productos de mestizaciones entre blancos y mongoloides.
Agreguemos que los guayakís ríen a menudo, lo que, por sus músculos faciales, no pueden hacer los indios.
Los polinesios blancos: testimonios
 
El fenómeno se repite en las islas del Pacífico. Nos limitaremos a unas pocas citas referentes a descubrimientos y viajes de los siglos XVII y XVIII.
En los primeros años del siglo XVII,
a- Alvaro Mendaña de Neira acerca de las Islas Marquesas
 
Descubrió las Marquesas y su piloto, Pedro Fernández de Quiros , describe a los indígenas como:
“casi blancos y de muy gentil talle, grandes, fornidos, membrudos. .. los cabellos, como mujeres, muy crecidos y sueltos… eran muchos de ellos rubios”. Antonio de Murga, al referirse al mismo viaje, habla de más de “cuatrocientos indios (de las Islas Salomón), blancos y de muy gentil disposición, (con) lindísimos cabellos sueltos, y muchos dellos rubios”
Encuentros semejantes se multiplicaron a lo largo de la travesía. Limitémonos a mencionar un episodio acontecido en Taumaco (Isla Duff):
“Llegóse luego allí otro indio a mirar con gran espanto a los nuestros que no con menos cuidado lo estaban mirando a él por ser de color tan blanco y tan bermejo de barbas y cabellos, que por esto lo llamaban el flamenco”.
b- Schouten y Le Maire acerca de las Islas Tuamotu
 
En 1615, estos holandeses descubrieron las Tuamotu, señalando la presencia de indígenas “totalmente blancos” con largos cabellos amarillos.
c- Karl Frederick acerca de la Isla de Pascua
 
Compañero dé Rogeveen, dice de los habitantes de la Isla de Pascua:
“Estos insulares por lo general son morenos como los españoles; sin embargo, los hay bastante negros y otros que son totalmente blancos”.
Wallis, La Perouse, Felipe González, Crozet, Audia y Várela, Bonacorsi, Gayangos, Cook, Forster hijo, Parkinson y muchos más se refieren, unánimemente, a polinesios blancos y rubios.
d- Bougainville acerca de Tahiti
 
“el pueblo de Tahíti está compuesto de dos razas de hombres muy diferentes, quienes, sin embargo, tienen la misma lengua y parecen mezclarse entre sí sin distinción: la primera, y es la más numerosa, produce hombres de la mayor estatura: es común encontrarlos de seis pies y más… En nada se distinguen por sus rasgos de los europeos y, si estuvieran vestidos, … serían tan blancos como nosotros. Por lo general, su pelo es negro. La segunda raza es de estatura mediocre y tiene el pelo crespo y duro como crin. Por su color y sus rasgos difieren poco de los mulatos”.
Las palabras “por lo general” indican evidentemente la existencia de los individuos de pelo claro que los demás viajeros encontraron en Tahiti como en casi todas las islas de Polinesia.
Autor: Alejandro Vega Ossorio.
Director de la Comisión de Exploraciones Arqueológicas.
JEMG
Orden Militar y Esotérica del Cetro
Continuador de la Obra de Investigación Arqueológica del Maestro Jacques de Mahieu, propulsor de la Teoría Templaria en América y de la inmigación Vikinga.