Troyanos en América Precolombina. Parte 1: La Gran Diáspora.

Aclaración Preliminar:

Prueba Fundamental de la Presencia de Troyanos en América Precolombinas. Fusaiolas o Torteros de Argentina y de Troya. Presentan igualdad Absoluta de Diseños. Estos Torteros o Fusaiolas, fueron usados para el hilado. Se las encuentra en lugares tan distantes como Santiago del Estero en Argentina o en La Venta, Tabasco, México

Cuando hablemos de “Descendientes de Troyanos” no estaremos suponiendo una “unidad étnica o cultural”. Más bien estaremos entendiendo una “horda en movimiento” con un “cierto bagaje cultural”, el cual irá perdiendo con el tiempo, adaptándose a las condiciones y mezclándose con otras razas y culturas, hasta olvidar su propio origen, como lo hacen las mayoría de las personas que emigran actualmente a otro país, una o dos generaciones después ya no se sienten de la anterior, si no de la nueva nación y adoptan sus costumbres, lengua, historia y banderas como propias. Varias generaciones después ya ni recuerdan de donde vinieron

Explicado lo anterior, decimos que igual ocurre en la actualidad, pasó con los troyanos en Sudamérica y, luego con los Vikingos Daneses.  Con ese “cierto bagaje cultural” que mencionábamos, traían los estilos arquitectónicos (estructuras megalíticas) presentes en toda américa, el estilo escultórico y la simbología indoeuropea, pero nada más. Eran una “diáspora”, emigrando y escapando de la persecución y el exterminio. No estamos suponiendo una nación conquistadora, estamos suponiendo una horda oportunista. 

Nuestra tarea aquí, es traer del olvido los trabajos del Antropólogo franco-argentino Jacques de Mahieu y del investigador también franco argentino Duncan Wagner.Wagner fue quien descubriera más de 75 mil piezas arqueológicas en la Provincia de Santiago del estero (Argentina), catalogándolas como parte de lo que él denominó “Imperio Chaco- Santiagueño”. 

Jacques de Mahieu fue el primero que se diera cuenta de la conexión con la cultura troyana, por sorprendente que esto parezca. Lo extraño es que Wagner llegó a darse cuenta del extraordinario parecido de las cerámicas, pero no supuso nunca que ellos hubieran llegado realmente hasta allí..! 

La primera fila son Fusaiolas o Torteros de Troya. La Segunda fila, son de Santiago del Estero, Argentina. Coleccion del Museo Wagner de Sgo del Estero, Argentina.

Dejando de lado las apreciaciones erróneas de Wagner, tiene el gran mérito de haber hecho un cuidadoso relevamiento con apoyo del Gobierno de Santiago del Estero (de aquel entonces), que ha perdurado en su libro “Civilización Chaco-Santiagueña”. Luego vino lo de siempre: el desinterés de los ignorantes de los gobiernos de turno y de la población en general; la corrupción sin límites de los gobiernos peronistas, radicales y militares, con la grave consecuencia de haberse “esfumado” por saqueo más de 70 mil piezas. Actualmente, en el Museo Duncan Wagner solo quedan algo más de 3 mil piezas, de la fabulosa colección original.

Gracias a la recopilación de Wagner, cuidadosamente documentada, a la visión integradora de De Mahieu y a esta Comisión de Exploraciones Arqueológicas de la Orden del Cetro, que ha gastado ingentes esfuerzos y recursos, hoy podemos contar esta Epopeya Troyana en Tierras sudamericanas, por más sorprendente que la afirmación parezca.

Veremos evidencias, a lo largo de estas páginas, de todo esto que afirmamos, gracias a las posibilidades técnicas que nos dan internet, la fotografía digital y, el financimiento, que nos permite  desplazarnos alrededor del mundo en esta investigaciones.

Hecha ya la presentación formal del tema, pasemos a presentar la enorme cantidad de pruebas que hemos reunido

Troya fue una potencia comercial y marítima

Primera Línea. Torteros de Troya. Segunda Línea: Torteros de la Santiago del Estero, Argentina, Precolombinas. Los diseños son exactamente iguales.

Fue un gran reino que posiblemente agrupaba distintas etnias euroasiáticas y africanas y con una clase gobernante indoeuropea.

Entre el 1300 y el 1200 antes de nuestra era, hubo una Gran Guerra entre los Aqueos, encabezados por la civilización micénica, y los troyanos: la Gran Guerra de Troya. Durante ésta, la flota de guerra más grande la historia (mil barcos), hasta el Día “D” en Normandía (1944), desembarcó en la Tróade, a las fuerzas aqueas aliadas, dispuestas a tomar el control de la ciudad, que se oponía a sus intereses comerciales.

No hay una fecha cierta establecida para esta guerra, pero hay un cierto acuerdo para ubicarla entre el 1300-1100. Eratóstenes fechó la Guerra de Troya entre el 1194 y el 1184 a. C.; la Marmor Parium entre el 1219 y el 1209 a. C., y Heródoto en el 1250 a. C.

Fusaiolas Olmeca. Mismo diseño que las troyana. Museo Arqueológico de Coatzalcoalcos, Veracruz, México.

Según la tradición, la mayoría de los héroes de Troya y de sus aliados murieron en la guerra, pero unos pocos, liderados por Eneas, lograron sobrevivir y navegaron hasta llegar primero a Cartago y luego a la Península Itálica, donde llegaron a ser los ascendientes de los fundadores de Roma. A los primeros asentamientos de estos supervivientes en Sicilia y en Italia se les dio igualmente el nombre de Troya

Según narran Tucídides y Helánico de Lesbos, otros troyanos supervivientes se establecieron en Sicilia, en las ciudades de Erice y Egesta, recibiendo el nombre de élimos. Además, Heródoto el llamado “Padre de la Historia”, comenta que los Maxies eran una tribu del oeste de Libia, cuyos miembros afirmaban ser descendientes de los hombres llegados desde Troya.

 

Desembarco de descendientes de Troyanos en Pánuco, México hacia el 1.200 antes de Cristo. Fotograma del Video de Jacques de Mahieu “Los Herederos de Troya”. Con ellos vinieron esclavos negros. Mil años después, pueblos de origen chino alcanzarían la misma región. Este es el origen de la confusión que hoy llamamos civilización “Olmeca”. 

Tras 10 años de combates (según la Ilíada), Troya cayó y los escasos sobrevivientes de las minorías gobernantes escaparon dispersándose por el mediterráneo
Como ya dijimos, siguiendo la tradición, algunos llegaron a Libia (no olvidemos que los Libios fueron junto con los hiperbóreos, aliados en el gobierno de Troya) y a la zona que luego sería Cartago.

Desde allí, algunos pasaron a Italia (historia de Eneas), influenciando posteriormente a la creación del estado romano. Otros continuaron viaje desde Libia y Cartago hacia las Canarias. Estos Libios y troyanos (a su vez, mezcla de libios e hiperbóreos) fueron muy posiblemente, los antecesores directos de los actuales bereberes, blancos adaptados al entorno africano

En realidad, todos estos pueblos blancos en el norte de África son descendientes de los Cromañones que cruzaron desde Europa hacia África entre el Paleolítico y el Neolítico, cuando estas regiones eran en realidad vergeles.

Momia Rubia Egipcia Predinástica del 3.300 antes de nuestra era.

De estas tribus blancas de los libios, salieron los primeros faraones egipcios, muchos de los cuales muchos fueron o rubios o pelirrojos como Ramsés II o la Faraona Hashteput.

Los primeros egipcios eran rubios y pelirrojos como lo demuestran muchos frescos egipcios y momias rubias

Tras la conquista romana hubo Emperadores de origen Númida (actuales Bereberes) , entre ellos Septimio Severo y Caracalla, originarios del Norte de Africa. Fácil de entender: eran blancos por eso llegaron a ese cargo. No hubo Emperadores Romanos que no fueran blancos. Incluso el Papa San Melquíades (311-314 d-C.) fue bereber

Estos antecesores de los Bereberes, los libios y los troyanos refugiados, influenciaron no solo sobre las primeras dinastías egipcias, sino sobre lo que sería la cultura Guanche de las Canarias (también descendiente de Cromañones)

Esta raza blanca, descendiente de los cromañones fue la creadora de las pirámides que se encuentran en Egipto, Canarias, en toda América e incluso en Europa y Asia (hasta donde fueron). No es “casualidad” que todas las pirámides americanas, sean todas escalonadas desde México hasta Perú, como las Pirámides Guanches de Canarias.

 

 

 

 

Egipcios rubios

 

 

 

 

 

Momia rubia del Faraón Ramses II y pelirroja de la Faraona Hatshetput

 

 

        Libios, Númidas o Mauritanos. conocidos actualmente como “Bereberes”. También conocidos como mashauash mashawash, meshwesh o maxies.

 

Emperador Romano Septimio Severo de origen Númida – Bereber – 146 al 211 d.C. Son obvios sus rasgos blancos.

 

Bereberes actuales cuyo tipo racial es claramente parecido al de cualquier europeo blanco.

 

LA GRAN DIASPORA

Hacia el 1.200 antes de nuestra era, se produce casi simultáneamente un explosivo desarrollo civilizatorio en todo América, desde el Centro hacia el Sur.

Desde las Canarias y sin que podamos imaginar por qué, parte de estos descendientes de troyanos cruzaron el Atlántico y desembarcaron en Pánuco (México) hacia el 1200 antes de Cristo, en la zona donde ya estaban una serie de pueblos que han sido englobados en lo que se dio en llamar, en el Siglo XX, como “Cultura Olmeca”

Pirámide escalonada Guanche, en las Islas Canarias. De extraordinario parecido a las que se encuentran en toda masoeamérica.

 

Fresco de la Cultura Guanche en la “Cueva Pintada” de las Islas Canarias.

AHORA COMPARE ESTOS DISEÑOS GUANCHES (CANARIAS) CON LOS SIGUIENTES DE SANTIAGO DEL ESTERO, ARGENTINA Y VERA EL EXTRAORDINARIO PARECIDO.

Cerámicas del Rio Salado, de Santiago del estero, Argentina. Dibujos de Duncan Wagner, Museo de Antropología de Santiago del Estero, Argentina

 

Portada del Libro “Civilización Chaco-Santiagueña” de Wagner. Libro cuyo gran mérito es la recopilación de centenares de cerámicos prcolombinos, que denotan la presencia de razas blancas en América. Libro del cual quedan unos 10 ejemplares

 

Troyanos en la zona “Olmeca” en México. Comienza el desarrollo cultural

Dicha “cultura olmeca” no existe como tal, es producto de la fervorosa imaginación de varios arqueólogos del Siglo pasado.

Como dijimos, hacia el 1.200 a.C en la zona donde se encontraba un conjunto de pueblos totalmente diferentes y que se conoce actualmente como “civilización Olmeca”, se experimenta un exponencial crecimiento poblacional y de sus actividades productivas y de subsistencia, con un progresivo interés en el cultivo del maíz, planta autóctona de américa.

Estela del Barbado de Alvarado “Cultura Post- Olmeca” (300 a.C a 250 a.C) Museo Arqueológico, Distrito Federal, Mex.

Como una de las pruebas de la presencia de esta corriente inmigratoria de blancos en la zona “Olmeca”, presentaremos a una serie de Barbados colectados en los Museos y Sitios   Arqueológicos como “El Barbado de Alvarado” a la izquierda.

Observe detalladamente al individuo, con su barba, sus bigotes y rasgos que nada tienen que ver con los de un amerindio.

¿A usted le parece que este hombre es un “amerindio”?

Mírelo bien: este hombre es un blanco.

Descartamos que el Barbado de Alvarado sea celta o vikingo, porque la época es anterior a las incursiones de éstos al final del primer milenio. Nosotros creemos que es descendiente de la ola migratoria troyana sobre américa

Barbado Olmeca. Observe su Casco con Penacho a la usanza europea. Museo Arqueológico de Jalapa, Veracruz, México

No sólo mostramos aquí al Barbado de Alvarado, sino también las Cabecitas de Barro Olmecas y varios barbados más como el Barbado Olmeca del Museo de Xalapa (Veracruz, México).

Una de las notables actividades constructivas fue la modificación del terreno donde se encuentra el sitio arqueológico de San Lorenzo. Mediante millones de metros cúbicos de rellenos sedimentarios, se le dió una nueva forma al sitio y, se crearon distintos niveles de terrazas habitacionales alrededor de la cima de la loma. Precisamente, este tipo de modificaciones en el terreno los volveremos a encontrar en los túmulos de Santiago del Estero, Argentina, hecho descubierto por el creador del Museo de Arqueología de Santiago del Estero, Argentina, Emilio Wagner.

Decíamos previamente que la supuesta “Cultura Olmeca” es en realidad una alegre confusión, una mezcla de culturas y de razas de diferentes períodos e influencias.

 

Cabecitas de barro Olmecas. Las hay con rasgos semitas, asiaticos, etc.

 

Reproducción del Barbado de La Venta (el original está en el Museo de DF), Sitio Olmeca de Tabasco

 

Vasija Olmeca del Museo Arqueológico de Jalapa, Veracruz, México con Blancos y Barbados. EN la siguiente rectificación verá todas las caras de la misma.

 

Rostro Barbdo, una de las centenares de”Cabecitas de Barro” Olmeca. Una artesanía común a ciertos lugares de la China antigua (como el Sitio Arqueológico de Xan Ling). Las Cabezas Olmeca halladas en La Venta y San Lorenzo, no sólo son de barbados blancos, sino asiáticos e incluso negros.

¿Por qué decimos que la Cultura Olmeca salió de la fervorosa imaginación de varios arqueólogos del Siglo 20?

Esta “alegre confusión” proviene de la falta de apertura mental para darse cuenta que no es un fenómeno exclusivamente local, sino un fenómeno generado por la confluencia de distintas culturas y razas en el mismo lugar y  superpuestas en el tiempo.

Es muy clara la influencia de razas blancas, asiáticas y negras en los tipos raciales “olmecas”. Aunque no sea “oficialmente” reconocido, en ciertos períodos de su desarrollo.

La palabra “Olmeca”, deriva de la lengua náhuatl: Olli (caucho) y Mecatl (gente), o bien la gente del caucho, material usado para el juego de pelota. Fue un nombre usado por los Aztecas, para todos los pueblos que habitaban en la región del istmo de Tehuantepec

Afirmamos rotundamente, que no existió una “Cultura Olmeca” . El concepto es erróneo. Esta región mexicana, fue una zona de encuentro de distintas razas y culturas que se fueron superponiendo con el correr del tiempo. 

En dicha zona hubo blancos, asiáticos y negros en distintas épocas que se fueron superponiendo. Y, como praácticamente no se sabe nada, se los englobó a todos bajo el común denominador de “Olmecas”.

 

Barbado Olmeca. Observe su Casco con Penacho a la usanza europea. Museo Arqueológico de Jalapa, Veracruz, México

Una clarísima demostración de la influencia asiática en la zona “Olmeca” y en la zona Maya, se encuentra en el libro del preclaro Investigador Mexicano Octavio Luis González Calderón “Arte Olmeca y Maya: la Influencia Asiática”

La Expansión de los Blancos “Olmecas” hacia Centro y Sudamérica.

Algunos grupos de blancos “Olmecas” continuaron su expansión hacia el Sur. Entraron en contacto con la entonces primitiva cultura Maya y otros pueblos amerindios como los anteriores a la Cultura Zapoteca, cuyo legado los Zapotecas recogerán con el tiempo, algunos de ellos se establecieron en Palo Alto (Guatemala).

Otros prosiguieron hacia Colombia, donde influyeron en el desarrollo de la Cultura San Agustín. Otros más, hacia Perú, donde fueron responsables del desarrollo de Caral, Sechin y Chavín de Huántar y la Antigua Tiwanaku (que en esas épocas hace milenios se hallaba en ruinas, por cuanto Tiwanaku es contemporánea de Gobeli-Tepke (12,000 a.C.) e

Incluso, esta oleada de descendientes de “troyanos”, iniciaron la primera colonización (de varias migraciones posteriores) de Rapa Nui (Isla de Pascua) Todas estas fueron culturas que comenzaron casi simultáneamente: hacia el 1.200 antes de nuestra era

Todas reflejan un mismo estilo arquitectónico y escultural, que hablan de la presencia de un mismo grupo humano influyendo en cada una de ellas.

   

Rostros de la “Zona Olmeca”. Un negro, un blanco y dos asiáticos. Estamos demostrando lo que estamos afirmando, les presentamos a cuatro individuos de razas diferentes, clasificados como integrantes de la “Cultura Olmeca”, la sola observación de sus diferencias raciales nos indica claramente que sería hora de aceptar que esas regiones de México recibieron aportes culturales y raciales de otros continentes.

 

A la izquqierda: Cabeza Colosal Olmeca. Jugador de Pelota. Casi todas las Cabezas Gigantes Olmecas, son de individuos de Raza Negra. Probablemente fueran esclavos, a los cuales se los promovería, al igual que hacían los romanos con sus esclavos, los gladiadores. ¿De donde deducimos que probablemente fueran esclavos? Simple: el Barbado de Alvarado, tiene a su pies un individuo de raza negra, de rodillas, atado con cadenas. A la derecha:  escultura olmeca representando a una persona de raza negra.

 

Barbado entre Mayas. Museo Arqueológico de Campeche, México

A la izquierda un Cráneo de Cromagnon de 28 mil años de antiguedad, encontrado en Francia. A la derecha un craneo de Cromagnon de 2,5 mil años de antiguedad encontrado en las excavaciones en la Provincia de Santiago del Estero en la Década de 1930. ¿Cómo? ¿No es que no hubo blancos en América Precolombina?

El Legado Troyano

Posteriormente, tras la caída de estas primeras civilizaciones, surgieron otras que fueron sus sucesoras como la Cultura Mochica, sucesora de Chavín de Huántar y, luego la de los Paracas-Nazca, sucesora de los Mochicas

Todos reinos e imperios, conducidos con mano férrea y, muchas veces sanguinaria, por una minoría blanca. Luego, más de 2 mil años después vendrían los vikingos daneses, a levantar el Segundo Imperio sobre las ruinas de Tiwanaku, pero esa es otra historia que publicaremos.

Creemos que la reunión de evidencias (apenas la “punta del iceberg” hemos mostrado aquí), es contundente, desvastadora para que abandonemos de una vez por todas que la “Historia Oficial”.

Ahora tenemos por delante, detrás de este planteo el análisis de todo lo que nos resta, para terminar de redondear y conectar las ideas

Por eso, para aquellos que siguen interesados y no se han aburrido de nuestro trabajo, les solicitamos que visiten las partes restantes de esta Saga de los Troyanos en América Precolombina.

 

 

Alejandro Vega Ossorio

Director de la Comisión de Exploraciones Arqueológicas

JEMG

Orden del Cetro

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *