Troyanos en América Precolombina. Parte 3: Escritura Precolombina

Una de las enseñanzas usuales de la remanida “historia oficial”, es que no hubo escritura entre los pueblos precolombinos de Amérca del Sur. Nada más alejado de la realidad.

No hay texto alternativo automático disponible.

 

La escritura fue prohibida durante el Imperio Incaico, por razones de dominio; sin embargo la casta gobernante, si la tuvo. Incluso, más allá del sistema secreto de escritura de la nobleza blanca, para enviar mensajes y realizar tareas de censo o de contabilidad de impuestos, usaron el más que famoso sistema de quipus (basado en nudos y colores).

No nos referiremos aquí al Imperio Incaico, que tan solo duró 200 años y puede considerarse “muy reciente”; sino a civilizaciones muy anteriores, que fueron de orígen troyano (indoeuropeo), como lo postulara Jacques de Mahieu, basado en las investigaciones de Wagner sobre lo que él mismo denominara “Cultura Chaco-Santiagueña”. Afirmación que ha quedado de sobra demostrada, con la presencia de diseños exactamente iguales entre troyanos y santiagueños, separados por miles de kilómetros. Ver Parte I y Parte II de esta Saga.

Más aún. mostraremos que los Comechingones (pueblos del noroeste de Argentina que forman parte del mismo tronco racial que los incluye al igual que a los Huarpes, Charrúas y Tehuelches), tuvieron escritura, al igual que los Huarpes, contradiciendo totalmente la versión de su ausencia. Todos fueron pueblos Blancos y no amerindios. De larga data y presencia en el continente americano.

COMECHINGONES Y SU ESCRITURA

Los famosos Comechingones, que como ya dijimos son huárpidos, fueron quienes fundaron la Cultura Chaco-Santiagueña (con base en las provincias homónimas de Argentina) inciándola hacia el 1200-1100 de nuestra era. De esta cultura, aparte de importantes túmulos y obras de modificación del terreno, se rescataron en la década de 1930, más de 75 mil piezas de alfareria, entre las que se destacan las famosas fusaiolas o torteros (que se usaban para el tejido), de diseños extremadamente parecidos e incluso, muchos de ellos iguales a los diseños que se encontraran en las excavaciones de troya.

 

Algunos de los signos de escritura de la cultura Chaco- Santiagueña, extraídos de fusaiola y urnas.

 

inscripcion sobre el cuello de una urna funeraria del Museo Antropológico Wagner de Santiago el Estero, Argentina
Fusaiolas de la Cultura Chaco-Santiagueña

Escrituras Comechingón estudiadas por Jacques de Mahieu

 

HUARPES Y SU ESCRITURA

Abandonadas a la “buena de dios”, diseminadas a lo largo del desierto sanjuanino, se encuentran estas rocas y abrigos rocosos, de la Cultura Huarpe, en la Provincia de San Juán, Argentina, que denotan la presencia de escritura

 

 

 

 

 

Escritura Rúnica, de orígen vikingo en Tucumán, Argentina

Encontrada en la “Piedra de la Sierra de Medina”, en la Provincia de Tucumán, Argentina, por Jacques de Mahieu

Supuestamente dice: “Dos días a lo de Sven”

 

Escritura sobre el Bonete de un Monolito del Sitio Arqueológico de “San Agustín”, Colombia (fuente Jacques de Mahieu)

 

Si lo desea puede profundizar con nuestros Artículos:

También Blancos en América Precolombina

 

 

Alejandro Vega Ossorio

Director de la Comisión de Exploraciones Arqueológicas

JEMG

Orden del Cetro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *